Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Natalia Rodríguez, descalificada, se queda sin el oro en 1.500

La española Natalia Rodríguez ha sido descalificada en la final de los 1.500 metros de los Mundiales de atletismo de Berlín, carrera en la que cruzo primera la línea de meta. Natalia consiguió la victoria en la final de 1.500 metros con un tiempo de 4:03.36, pero un incidente con Gelete Burka que acabó con la etíope por el suelo a falta de 200 metros le costó la descalificación
Maryam Yusuf Jamal
Era la última opción de medalla para España, que contaba ya con el oro de Marta Domínguez en 3.000 metros obstáculos y el bronce de Jesús Angel García Bragado en 50 kilómetros marcha.
Rodríguez, de 30 años, había sido dos veces sexta en Mundiales (2001 y 2005) y partía en esta final "con opciones a todo", según dijo tras superar las semifinales con su mejor marca del año (4:03.73).
La tarraconense salió atrás. El ritmo era lento (1:06.66 en los 400) y nadie quería asumir responsabilidades. Nuria marchaba en el centro. A dos vueltas del final Natalia se colocó por fuera. Se pasó el 800 en 2:15.13 y en ese punto atacó la etíope Gelete Burka, que puso al grupo en fila.
Natalia, sobrada de fuerzas, quiso adelantar por dentro, tocó a Burka y la etíope rodó por la pista poco antes de entrar en la última curva. En la recta, la española se mostró muy superior a Jamal y a Dobriskey.
Burka se derrumbó tras cruzar la línea de meta, y Rodríguez se apresuró a interesarse por su estado.
Después de haber sido sexta en la final olímpica de Pekín con una preparación insuficiente tras su maternidad, Natalia Rodríguez ha podido este año entrenar sin contratiempos, ha recuperado la confianza y estaba "preparada para cualquier cosa", es decir, para responder a cualquier perfil de carrera.
Incluso Nuria Fernández concedía opciones de medalla a su compañera, con la que ya compartió la final mundialista de Edmonton en 2001: "Natalia puede soñar con la medalla", dijo.
Por segunda vez en la historia España tuvo dos representantes en la final femenina de 1.500, un éxito que contrastó con el fracaso en categoría masculina, donde ninguno de los tres aspirantes españoles (Juan Carlos Higuero, Reyes Estévez y Arturo Casado) llegó a la carrera decisiva.