Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

4-1. El Sevilla suma su primera victoria ante un Zaragoza frágil en defensA

Los sevillistas mejoraron bastante su juego, en comparación al que enseñaron en Mestalla, y ganan en tranquilidad para afrontar el próximo miércoles el primer partido de la Liga de Campeones, ante el Urinea rumano y también en el Ramón Sánchez Pizjuán.
El Zaragoza, por su parte, llegó a Sevilla después de iniciar con buen pie su retorno a Primera, al ganarle 1-0 al Tenerife, pero ante el conjunto andaluz estuvo falto de recursos y sin mordiente.
El equipo de Manolo Jiménez no quiso dar tiempo a la especulación y desde el pitido inicial buscó hacerse dueño del balón y dominador de la situación. Y a ello ayudó la efectividad, pues su primera opción de marcar, a los ocho minutos, no la desaprovechó.
El lateral derecho francés Abdoulay Konko rompió bien el fuera de juego y se plantó solo ante el meta argentino Juan Pablo Carrizo, al que batió con facilidad.
El tanto no varió la actitud del conjunto local, que corrió mucho para recuperar el balón y que quiso utilizar las bandas para crearle daño a los visitantes.
A los de Marcelino García Toral les costó tener la pelota en su poder ante la presión del rival y así las aproximaciones a las inmediaciones de la portería de Andrés Palop fueron escasas pese a la movilidad de sus delanteros, Angel Arizmendi y el nigeriano Ikechukwu Uche.
Pese a ello, el conjunto zaragozano no perdió la oportunidad de sacarle partido a las imprecisiones locales en algunas combinaciones del balón y progresivamente empezó a intentarlo en el área local.
Primero fue en un par de lanzamientos libres directos y después, a los 33 minutos, en una rápida y buena acción que culminó Arizmendi con el empate ante el despiste de la zaga sevillista.
El conjunto andaluz volvió a la carga y Luis Fabiano estuvo cerca de poner otra vez a su equipo por delante en el marcador, pero el remate acabó con el balón repelido por la cepa del poste.
Los zaragocistas quisieron equilibrar el juego con más velocidad en el centro del campo, pero las indecisiones defensivas se sucedieron, y en una de ellas el 'nueve' titular de la selección brasileña demostró su olfato de gol y marcó ante un Carrizo que otra vez estuvo vendido.
El tanto llegó al borde del descanso y en la segunda parte los de Marcelino tuvieron otra vez que ir contracorriente, por lo que adelantaron líneas para buscar el nuevo empate.
Pareció que al Sevilla no le importó que el adversario estuviera más presente sobre el terreno para sorprender en alguna contra, y lo consiguió poco antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora de este período con un obús que fabricó el argentino Diego Perotti al que no pudo responder Carrizo.
El 3-1 fue una carga pesada para un Zaragoza que no tuvo recursos para inquietar al rival y que incluso tuvo que emplearse para que no llegara el cuarto, lo que no consiguió, pues Luis Fabiano redondeó la goleada con su segunda diana en las postrimerías del choque.