Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sudáfrica está a la vuelta de la esquina

La Selección española desea dar un nuevo festival de fútbol en el estadio Romano de Mérida, exigiéndose ante la débil Estonia más que un simple triunfo, con Vicente Del Bosque dando continuidad a su nuevo sistema, 4-3-3, en el primer día en el que la 'Roja' puede certificar su pase al Mundial 2010. España puede ser mundialista si gana y Bosnia no derrota a Turquía en el duelo por el segundo puesto del Grupo 5.
La 'Roja' firma un inmaculado pleno de triunfos, siete de siete, y con 21 puntos aventaja en seis a Bosnia, que en caso de no vencer ya no tendría margen de recuperación a falta de dos jornadas, en las que España jugará a domicilio ante Armenia y precisamente Bosnia.
La goleada a Bélgica del sábado en Riazor (5-0) ha hecho recuperar a España las mejores sensaciones, la confianza que condujo al éxito en la Eurocopa. El traspié de la Confederaciones ante Estados Unidos y la primera mitad en el amistoso veraniego en Macedonia, habían dejado dudas que se han borrado de un plumazo.
Funciona el nuevo esquema
Para ello Del Bosque deja su sello. Da con la tecla al inventar un nuevo sistema que fulmina el debate de la compatibilidad de Fernando Torres y David Villa, de dos puntas o cinco centrocampistas. La entrada de un delantero más y el equipo moviéndose al ritmo de tres medios, ha vuelto a sacar la mejor de las caras de la selección.
Los jugadores advierten de que "el halago debilita", como señala Fernando Torres, pero ninguno de los elogios que reciben desde cualquier rincón del planeta generará confianza ni relajación. "Hay mucha hambre de éxito y el techo está en el Mundial", dijo el capitán Iker Casillas.
Posiblemente, habrá rotaciones
Tan feliz acabó el seleccionador de la goleada a Bélgica que su idea era repetir el equipo. Los acontecimientos han ido cambiando el panorama. Unas molestias de Alvaro Arbeloa por un golpe en el empeine, del que ya está recuperado, y modificaciones en el centro del campo hacen pensar en cambios a Del Bosque.
Para el lateral derecho había dos candidatos. La opción más lógica era Carlos Puyol, a quien finalmente el seleccionador dará descanso al estar apercibido de sanción por tarjetas. Permite la entrada de Carlos Marchena en el centro de la defensa y la prueba de Raúl Albiol como lateral, en una zona huérfana por la ausencia por lesión de Sergio Ramos.
La consagración de Sergio Busquets llena de felicidad a Del Bosque, que ha encontrado una pieza clave en su esquema, aunque ante Estonia se perfila como titular, cuatro meses después, Marcos Senna, que regresará tras perderse la Confederaciones por lesión. También entrará en el equipo Cesc Fábregas, que anda medio resignado por no asentarse como titular y necesita un guiño del seleccionador.
España puede convertirse, tras Holanda, en la segunda selección europea en sellar el pasaporte a Sudáfrica para disputar el Mundial. Ya están clasificadas de forma matemática, junto a la anfitriona, Brasil, Japón, Corea del Sur, Corea del Norte, Australia y Ghana.
Alineaciones probables:
España: Casillas; Albiol, Piqué, Marchena, Capdevila; Senna, Xavi, Cesc; Silva, Villa y Torres.
Estonia: Pareiko; Jõõger, Barengrüb, Piiroja, Klavan; Purje, Dmitrije, Vassiljev, Lindpere; Opper y Voskoboinikov.
Estadio: Romano de Mérida.
Hora: 22.00.
JNP