Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aíto García Reneses: "Sí que importa ganar o perder, pero hay que saberlo llevar"

El entrenador del Herbalife Gran Canaria, Aíto García Reneses, se ha mostrado muy agradecido por el homenaje brindado este miércoles por todo el baloncesto español con motivo de su 50 aniversario en la profesión, y ha resumido su ideario en que "si importa ganar o perder", pero que "hay que saberlo llevar".
"Todo empezó en el Ramiro de Maeztu y después fui pasando por distintos equipos en los que fui creando lazos personales", rememoró García Reneses sobre sus inicios en el Estudiantes en los años sesenta, antes de pasar al Barcelona y cerrar una época de diez años como jugador.
Su carrera como entrenador se inició en 1973 en el Círculo Católico/Cotonificio de Badalona, donde se sentía "tan identificado" que estuvo "a punto de dejarlo" cuando desapareció el club. Por contra, fichó por el Joventut. "Me temí que pudiera pasar lo que había pasado en el Cotonificio. Afortunadamente me equivoqué", recordó sobre el buen futuro que le esperaba a la 'Penya'.
Sin embargo, es el FC Barcelona el club al que se le asocia irremediablemente, ya que, durante un cuarto de siglo (1986-2001) fue entrenador en tres etapas diferentes e incluso 'general manager' durante dos temporadas, una "larga trayectoria" que dijo recordar con cariño. Tras una segunda etapa en el Joventut, se hizo cargo brevemente de la selección española y conquistó la plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.
"Había cinco jugadores que habían empezado conmigo, lo que favoreció el poder hacer un trabajo muy bueno para conseguir el objetivo", apuntó sobre aquella medalla, antes de tener palabras de agradecimiento para Unicaja, Baloncesto Sevilla y Herbalife Gran Canaria, las otras paradas de sus 38 años como entrenador.
Sin perder la compostura en ningún momento, el madrileño quiso terminar su discurso con un recuerdo a sus padres. "Algunas veces parece que no importe mucho ganar o perder, y sí que importa, pero hay que saberlo llevar. Mi padre decía que fueses lo que fueses hay que intentar ser el mejor. Da igual ser el mejor o no, pero ese mensaje lo he recibido y he tratado de hacerlo con una cosa que me gusta tanto como el baloncesto", explicó.