Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baskonia afronta su quinta 'Final Four' preguntándose: ¿Por qué no?

El Laboral Kutxa Baskonia disputará este fin de semana en Berlín la quinta 'Final Four' de su historia, una competición a la que ha llegado contra pronóstico y donde espera seguir brillando con un espíritu muy claro: 'Why not Baskonia?' ('¿Por qué no Baskonia?).
Ese es el lema escogido para el equipo alavés para la fase final de una competición que nunca ha vencido y en la que ha logrado ser subcampeón en dos ocasiones: en la temporada 2000-01, perdiendo en cinco partidos contra la Kinder Bolonia de Manu Ginobili; y en la 2004/05, sucumbiendo en la final (90-78) contra el Maccabi Tel Aviv de Sarunas Jasikevicius y Anthony Parker.
Aquella segunda final perdida inició una racha de cuatro 'Final Four' consecutivas: Moscú 2005, Praga 2006, Atenas 2007 y Madrid 2008. Tras alcanzar la última ronda en la primera de ellas, encadenó tres derrotas en semifinales en sus tres siguientes apariciones.
En 2006, volvió a cruzarse en su camino el Maccabi, de nuevo muy superior (85-70) con Parker (19 puntos) como principal verdugo. En el partido por el tercer y cuarto puesto, el Baskonia se impuso al Winterthur Barcelona (87-82) con una buena actuación de Predrag Drobnjak (19).
El año siguiente, el equipo vitoriano se marchó de Atenas con dos derrotas. En semifinales cayó ante el anfitrión y muy superior Panathinaikos (67-53) de Mike Batiste y Sani Becirovic, cada uno con 15 puntos, y, en otra final española de consolación, esta vez ganó el Unicaja (76-74).
Idéntico balance de dos derrotas cosechó el Baskonia en su última aparición en la 'Final Four' hace ocho temporadas. Pese a dar la cara contra el CSKA Moscú de Ramunas Siskauskas y David Andersen, no pudo evitar su eliminación (83-79), ni tampoco acabar último al verse superado también por el Montepaschi Siena (97-93).
En aquel equipo brillaban jugadores que actualmente se encuentran en la NBA como Tiago Splitter, Mirza Teletovic o Pablo Prigioni, junto con otros de gran recuerdo para la afición baskonista como Igor Rakocevic o Pete Mickeal. Ahora, es el turno de Ioannis Bourousis, Darius Adams o Adam Hanga, decididos a vengar aquellas derrotas y lograr la primera Euroliga contra lo que dicen las apuestas.