Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Calderón: "Ir a Zambia con Unicef me permite ver cómo la ayuda al desarrollo cambia la vida de los niños"

El base extremeño de los Toronto Raptors y de la selección española de baloncesto, José Manuel Calderón, Amigo de Unicef Comité Extremadura, visita desde este miércoles Zambia para conocer de primera mano la situación en la que viven los niños de este país y el trabajo que realiza Unicef junto a sus aliados en áreas clave como la educación o el acceso a agua potable y saneamiento.
Según informa Unicef, durante este viaje, 'Calde', muy activo siempre en la ayuda a los más pequeños, tiene previsto visitar algunos de los programas que contribuyen a mejorar las condiciones de vida de los niños más vulnerables, como las destinadas a proporcionar educación o acceso a agua potable y saneamiento.
"Ir a Zambia con Unicef me permitirá ver cómo la ayuda al desarrollo cambia la vida de los niños. Miles de niños no van a la escuela o no pueden beber agua potable, lo que pone en peligro su supervivencia y desarrollo. Por eso tenemos que hacer algo", explicó José Manuel Calderón antes de emprender rumbo al país africano.
En Zambia, uno de los países más pobres del mundo, más de 250.000 niños no van a la escuela. Además, el 47% de los 4 millones de niños en edad de asistir a clases de primaria no termina el ciclo, una realidad que resulta preocupante, siendo la enseñanza una herramienta imprescindible para romper el círculo de la pobreza.
Unicef ha puesto en marcha en este país un programa específico para mejorar la cobertura y calidad educativa, la igualdad de género, la adquisición de habilidades para la vida y la continuidad de la escolarización en la enseñanza secundaria, especialmente dirigido a las niñas que viven en áreas rurales y también a otros grupos de niños excluidos.
También señalan que es crítico el acceso a agua potable e instalaciones de saneamiento adecuadas, ya que tienen una vinculación directa con las altas tasas de mortalidad infantil que se registran en el país. En Zambia, 4,8 millones de personas no tienen acceso a agua potable y 6,6 millones carecen de acceso a saneamiento adecuado.
De esta forma, la ONG proporciona al país agua potable y letrinas separadas por sexo a las escuelas de 20 distritos del país, especialmente en las zonas rurales. Además, lleva a cabo actividades de formación y adquisición de buenos hábitos de higiene.