Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España consigue la primera medalla desde 2001 sin Pau Gasol

La selección española de baloncesto ha logrado la medalla de bronce en el Eurobasket de Eslovenia, un metal que supone el primero sin Pau Gasol desde que el de Sant Boi es el líder de este equipo liderado por 'los Juniors de oro', que llevan nueve medallas para el baloncesto español desde el año 2001.
Es irremediable asimilar los éxitos del baloncesto español con Pau Gasol. El mayor de los hermanos Gasol, que debutó con España en la preparación para el Eurobasket de Turquía del año 2001, empezó a forjar su leyenda con la selección precisamente en la cita otomana. Allí, el catalán dio una exhibición, acompañado de su escudero más letal, Juan Carlos Navarro, en el partido por el bronce ante la Alemania de Nowitzki.
Con ese bronce, aquel equipo empezó a crecer. En el año 2003, España dio un paso más al llegar a la final del Eurobasket de Suecia. Pero la Lituania de Jasikevicius (entonces el mejor base de Europa), Siskauskas y Macijauskas privó a España del oro. En 2005, Gasol renunció por primera vez a jugar con España y el resultado fue una cuarta plaza tras caer ante Alemania en semifinales con una canasta fatídica de Nowitzki en los instantes finales.
Tras esa decepción llegó el paso final a la gloria. El oro de Saitama, ante la Grecia de Papaloukas, le dio el impulso definitivo a España. En 2007, en el Eurobasket de 'casa', España consiguió una amarga plata tras fallar precisamente Gasol un tiro sobre la bocina que le hubiera dado el oro ante la Rusia de Kirilenko y Holden.
El siguiente lustro fue la consagración en la élite de una generación. Gasol lideró a España a conseguir los dos primeros oros europeos de su historia y a conseguir las dos mágicas medallas de plata en los Juegos de Pekín y Londres. Ese ciclo 2008-2012 solo se vio empañados por el triple de Milos Teodosic en el Mundial de Atenas, en la otra cita a la que no acudió Pau Gasol.
Ahora, en Eslovenia, España ha demostrado que sigue siendo grande aunque le falte el mejor jugador de la historia del baloncesto español. Con esta medalla de bronce, el conjunto entrenado con Orenga ha conseguido el crédito suficiente como para que se les mire como un gran equipo más allá de la alargada sombra del '4' de España.