Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francisco Roca considera "asumibles" las nuevas condiciones económicas para ascender

El presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), Francisco Roca, calificó como "buena noticia para el baloncesto español" que la Asamblea General haya aprobado las "asumibles" nuevas condiciones económicas para poder ascender.
"Este acuerdo es una buena noticia para el baloncesto español. Los clubes han hecho un gran esfuerzo en la negociación, rebajando notablemente las condiciones de acceso para que se puedan producir los ascensos y alcanzar un modelo consensuado entre todas las partes", señaló Roca tras la celebración este lunes en Madrid de la Asamblea General del organismo.
Los clubes dieron el visto bueno al principio de acuerdo que sellaron el pasado viernes la ACB y la FEB para facilitar que los ascendidos de la LEB Oro puedan jugar en la Liga Endesa y Roca destacó "la voluntad negociadora de la Federación y el CSD para llegar a un acuerdo óptimo".
"Se reducen y flexibilizan las condiciones de ascenso con un resultado que hemos acreditado que es asumible para todos los clubes y los equipos que aspiren a entrar en la ACB esta temporada deberán abonar únicamente de entrada 400.000 euros de entrada como 'Valor de participación', y un total de 1,6 millones a lo largo de cuatro temporadas", subrayó.
Para Roca, esta nueva cantidad es "notablemente inferior" a los casi 4,7 millones que sumaban la cuota de entrada y el Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos (FRAD), el aspecto más controvertido y polémico, "a la vez que preserva unos requisitos económicos razonables, circunstancia que contempla la Ley del Deporte".
Por otro lado, respecto a la no aprobación del nuevo modelo de competición, el presidente de la ACB confesó que no había sido "un 'no' rotundo", pero que "el modelo negociado con FEB y CSD no goza del consenso interno necesario".
"Tenemos que seguir hablando, tanto internamente entre los clubes como con la FEB y el CSD para trabajar los detalles del acuerdo de modo que se acerque más a los intereses globales de todos los equipos", añadió.