Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laura Nicholls: "El tropiezo ante Nueva Zelanda nos ha servido para coger carrerilla"

La pívot española Laura Nicholls indicó que la selección española de baloncesto femenino se encuentra "muy bien" de cara al Preolímpico que se disputa desde el próximo día 13 hasta el 17 en Nantes (Francia), una posible clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que no será fácil pero para la que han cogido "carrerilla" tras el tropiezo en el amistoso ante Nueva Zelanda.
"Nos encontramos muy bien, parece que hemos tenido un pequeño tropiezo contra Nueva Zelanda pero nos ha servido para coger carrerilla, para saber que esto no va a ser tan fácil. Ha sido un baño frío pero al final todos vamos a lo mismo tenemos que ganar y las sensaciones son buenas", declaró Nicholls durante el 'Media Day' de la selección celebrado este viernes en Madrid.
La jugadora apuntó que se encuentra "bien" de las molestias que le apartaron del último amistoso de ayer jueves ante Nueva Zelanda. "Fue por precaución porque era una amistoso y más vale prevenir que curar. Estoy bien y es mejor no arriesgar en un partido así, hay que estar en Nantes", recalcó.
En cuanto a sus rivales en suelo francés, Nicholls recalcó que ante China "va a ser un partido muy duro". "Casi el todo o nada, pero tenemos muchas ganas. Lo vemos muy complicado, es un rival muy duro que además se ha reforzado, pero veremos que pasa", advirtió.
"El nivel de los amistosos es un nivel que tú quieras poner, según lo confiado que estés elevas o disminuyes el nivel, decides si sales al 100 o al 50 por ciento, pero el nivel de una selección es independientemente del rival que tengas enfrente, aunque creo que hemos dado el nivel pese a que no hemos tenido la brillantez que solemos acostumbrar", sentenció la cántabra.