Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pau Gasol fabrica una victoria vital ante los Hornets

Pau Gasol ante los Hornets (Reuters)telecinco.es

Los Ángeles Lakers se han impuesto (88-85) a Nueva Orleans Hornets en un sufrido encuentro con el que el conjunto angelino recupera el sabor de la victoria en el Staples Center (tras un aciago mes de marzo) gracias al pívot español Pau Gasol, que tiró de los suyos ante la falta de acierto de un Kobe Bryant que terminó resolviendo el partido en los últimos minutos y con sus primeras canastas.

Los de Mike Brown sufrieron pero salvaron una mala estadística como local en este mes de marzo, donde han sumado tres derrotas, Utah, Memphis y Oklahoma, (en total suman 5). Pau Gasol resultó decisivo para la franquicia angelina ya que fue el único con la muñeca y la cabeza en su sitio (21 puntos y 11 rebotes). Bynum anotó a partir del tercer cuarto y Bryant, cuando quedaban siete minutos para el final. 
A pesar de que se enfrentaban tercero y último de la Conferencia, la diferencia sobre el parqué solo se apreció en los primeros minutos. Antes del descanso, los Hornets ya habían demostrado que el partido entre ambos equipos hace dos semanas --Lakers ganó en la prórroga-- no fue casualidad, y la espinita que quedó, estuvo cerca de salir con gusto.
Así las cosas el encuentro tuvo color local hasta casi el descanso. Jarrett Jack mantenía vivos a los visitantes pero los de amarillo parecían funcionar bien, guiando Sessions y anotando Pau (20-6). A pesar de la nula colaboración de Bryant y Bynum, los Lakers se mantenían cómodos en el duelo y en el marcador, el cual reflejó una cómoda ventaja hasta bien entrado el segundo cuarto.
Sin embargo, la relajación en los de Mike Brown y el acierto de los de Nueva Orleans supuso un giro en el partido. Los visitantes tenían poco que perder y no apartaron la cara al intercambio de golpes. El temblor de muñeca pasó de los Hornets a los Lakers y el duelo llegó al descanso con una mínima ventaja local (43-39).
Tras el descanso llegó la pájara de los últimos partidos, la falta de concentración que hace que cualquier equipo pueda ganar a otro. Además, el máximo artillero de los Lakers, Kobe Bryant, siguió sin anotar en el tercer cuarto. Así las cosas, la ventaja de los locales era ya una utopía gracias a la colaboración de Vasquez, Henry y Smith con un Jack que empezaba a imponerse a Sessions (54-58).
Solo el catalán Pau Gasol cumplía en el ataque de Lakers aunque, por suerte para ellos, Bynum ya había espabilado (con el tercer cuarto ya avanzado). Mientras, en el equipo rival ya se animaban todos, en especial Smith. El guión había cambiado y una a priori cómoda victoria llegó al último cuarto con todo por delante y con los favoritos por detrás.
A falta de siete minutos para el final Bryant anotó su primera canasta (67-77). A pesar de la pésima estadística, era el cuarto preferido de la estrella de los Lakers. Los Hornets se temieron lo peor y actuaron como tal, fallaron los tiros, los pases y aparecieron las pérdidas. Bynum, entonado, y Bryant cómo no, se jugó las últimas y con acierto, para dar una sufrida victoria a los angelinos. "Sabía que el último triple iba a entrar", se despidió Kobe de las cámaras.