Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernandes, expropietario de Caterham, achaca a los grandes equipos los problemas económicos actuales

El antiguo propietario de Caterham, Tony Fernandes, ha cargado contra los presupuestos de la Fórmula 1, que considera "inflados enormemente" por parte de los "equipos grandes" y achacó su venta del equipo debido a que "la brecha se ha hecho demasiado grande", lo que provoca la imposibilidad de "competir" por grandes objetivos y produce situaciones como el concurso de acreedores en el que se encuentra el equipo en la actualidad.
"La gente puede quejarse, pero los equipos grandes tienen más culpa que nadie. La brecha se ha hecho demasiado grande y es dinero. Entonces pensé, 'no puedo competir', pero puedo competir en el Queens Park Rangers y puedo hacerlo también en Air Asia", sentenció Fernandes, dueño del equipo de fútbol de la Premier League y la aerolínea asiática en una entrevista concedida a 'Sky Sports News HQ' este miércoles.
El magnate malasio, que vendió el equipo Caterham a finales de junio, atribuyó las razones de su abandono a que no podía "otorgarle el tiempo necesario" a la Fórmula Uno, además de que se encontraba en "una lucha contra nadie" al no poder "competir" con el resto de monoplazas y unos presupuestos "inflados enormemente".
Además, aseguró que aunque haya equipos que quieran "un segundo equipo", al igual que ocurre con Red Bull y Toro Rosso, es algo en lo que no quiere involucrarse aunque le otorga su "máximo apoyo".
"El deporte tiene que hacer un examen sobre sí mismo. Al final no pudimos seguir y habríamos entrado en concurso de acreedores o cerrado el equipo de todas formas. Hay gente que quiere participar en las carreras por diferentes motivos, y Caterham tiene todo para hacerlo", sentenció sobre la Fórmula Uno y el futuro del equipo con base en Leafield.
Tanto Caterham como Marussia, ambos en la Fórmula 1 desde 2010, no competirán en el Gran Premio de los Estados Unidos de este fin de semana después de entrar ambos en concurso de acreedores, con alrededor de 500 puestos de trabajo en juego.