Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hamilton: "En general el día fue bueno"

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) manifestó que "en general" el viernes de entrenamientos libres en el Gran Premio de Bélgica "fue bueno" ya que "por la tarde" consiguió mejorar las prestaciones de la mañana, al tiempo que explicó que fue "importante" rodar mucho tiempo en seco ya que "podría ser la última vez" que lo hicieran antes de la carrera.
"Es fantástico estar de vuelta en el coche y me sentí bien en la pista hoy. Por la mañana no fui muy fuerte pero por la tarde mejoré. Como siempre, tenemos mucho trabajo que hacer esta noche, pero en general el día hoy fue bueno", confesó.
El segundo del Mundial habló de las condiciones meteorológicas del viernes. "Se mantuvo seco a lo largo de las dos sesiones pero la previsión para mañana es de mojado, así que fue importante maximizar el tiempo en la pista, porque podría ser la última vez que rodemos en seco antes de la carrera", indicó.
El inglés, que finalizó con el mejor tiempo del día -1:49.189- en los libres, explicó las dificultades de rodar en mojado en Spa-Francorchamps. "Hemos visto lluvia aquí frecuentemente en el pasado y eso puede revolver las cosas, particularmente cuando está mojado en unos sitios y seco en otros", expuso.
"La visión está casi al nivel del asfalto así que no es como cuando lo ves por encima, que puedes ver los diferentes parches", profundizó el piloto británico.
Sin embargo, Hamilton quiso encontrar el punto bueno a la lluvia. "Eso hace que sea realmente difícil encontrar las áreas donde puedes tener 'grip', pero también lo hace muy divertido", aseguró.
Finalizó el campeón del mundo del año 2008 su intervención hablando de su experiencia con el 'reto del agua helada' -un desafío que consiste en verterse un cubo de agua con hielos encima como método de concienciación contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica-. "La única mala parte del día es que llevaba mi mono puesto cuando hice el reto del cubo de agua helada. Estaba muy frío pero no lo sentí mucho, así que creo que necesito hacerlo otra vez", finalizó.