Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia del fallecido Jules Bianchi demandará a la Fórmula 1, la FIA y el equipo Marussia

La familia del fallecido piloto francés de Fórmula 1 Jules Bianchi ha anunciado este jueves que planea una demanda contra la Federación Internacional de Automovilismo, su exequipo Marussia y el Grupo Fórmula Uno que gestiona Bernie Ecclestone.
Bianchi, de 25 años, falleció en un hospital de Niza en julio del año pasado, tras sufrir graves lesiones neurológicas en un choque contra una grúa durante el Gran Premio de Japón en octubre de 2014.
"Tenemos tantas preguntas sin respuesta y sentimos que el accidente y la muerte de Jules podrían haberse evitado si no se hubieran cometido una serie de errores", dijo el padre del piloto, Philippe, en un comunicado divulgado por la firma legal británica Stewarts Law.
Bianchi fue el primer piloto de Fórmula 1 en morir por lesiones causadas durante una carrera desde el fallecimiento del brasileño Ayrton Senna, triple campeón del mundo, en 1994.
Stewarts Law, que representa a la familia en el sistema legal inglés, dijo que se enviaron esta semana documentos formales previos a la demanda dirigidos a la Federación Internacional del Automóvil (FIA), el desaparecido equipo Marussia que corre ahora bajo la marca Manor, y el Grupo Fórmula Uno.
"La familia Bianchi está determinada a que este proceso legal haga que los involucrados brinden respuestas y asuman la responsabilidad por cualquier defecto", dijo Julian Chamberlayne, socio en la firma legal.
En su informe para analizar el accidente, La FIA estableció que el piloto no había frenado lo suficiente cuando se mostraron las banderas de advertencia antes del accidente. Según dicho texto, el monoplaza de Bianchi chocó contra una grúa a 126 kilómetros por hora y los servicios médicos no cometieron errores en su tratamiento.