Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de bahreiníes reclaman reformas democráticas aprovechando el Gran Premio

Decenas de miles de bahreiníes, en su mayoría chiíes, se han manifestado este viernes cerca de la capital para reclamar reformas democráticas, aprovechando la celebración del Gran Premio de Fórmula 1 este fin de semana.
Bahréin, escenario de masivas movilizaciones a principios de 2011, ha seguido sufriendo desde entonces manifestaciones esporádicas. La población chií, mayoritaria en el país, reclama reformas y una mayor representación a la cúpula gobernante, dominada por suníes.
La Sociedad Islámica Al Wefaq, el principal movimiento opositor, ha reunido este viernes a unas 20.000 personas a algo más de tres kilómetros de Manama. Además de pedir cambios democráticos, los manifestantes han exigido la liberación de los presos detenidos en el marco de las protestas.
"El pueblo pide democracia y rechaza el tirano", mostraba una de las pancartas exhibidas durante la protesta, que ha concluido de forma pacífica. La Policía se ha limitado a supervisar a los manifestantes desde la distancia.
FÓRMULA 1
El Gobierno bahreiní ve la Fórmula 1 como una oportunidad para mostrar el país al mundo y atraer no sólo turistas sino también inversión. Las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han alertado de que, precisamente por este interés por dar buena imagen, durante estos días puede intensificarse la acción policial.
El Ministerio del Interior ha reconocido un aumento de las medidas de seguridad con motivo de la carrera y ha asegurado, por boca de un responsable policial, Jalifa bin Ahmed al Jalifa, que no escatimará "ningún esfuerzo" para "garantizar el éxito" de la cita deportiva.
El Gran Premio de Fórmula 1 de 2011 se canceló debido a las revueltas, pero la competición se celebró sin contratiempos en los dos años posteriores, en ambos casos con victoria del alemán Sebastian Vettel.
"Esta semana, gente de todo el mundo está en Bahréin para asistir a la Fórmula. Quiero saber en qué nos beneficiaremos nosotros, los bahreiníes", ha planteado Mariam Jassim, madre de tres hijos y que ha lamentado que el Gobierno anteponga el interés por "entretener a extranjeros" al "bienestar de su pueblo".
En la misma línea, Fadheel Mohamed, profesor, ha exigido "soluciones" a los "problemas" de la ciudadanía. "Queremos trabajos, viviendas y mejores condiciones de vida. No es mucho pedir a un gobierno que nos trate con dignidad y orgullo", ha añadido.