Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) La salud de Bianchi ensombrece la primera visita a Rusia

La grave lesión cerebral sufrida en Japón por Jules Bianchi (Marussia) ensombrecerá esta fin de semana la primera visita de la Fórmula 1 a Rusia, donde el Autódromo de Sochi será testigo de numerosas muestras de apoyo al piloto francés y, en el plano meramente deportivo, de una nueva batalla entre los dos pilotos de Mercedes y aspirantes al título, Lewis Hamilton y Nico Rosberg.
El estreno del reluciente Autódromo de Sochi, el único circuito que debuta en el calendario de esta temporada, debía ser una fiesta para los aficionados a la Fórmula 1 en Rusia, pero el terrible accidente acaecido en el Gran Premio de Japón ha dejado en un segundo plano todo lo que no esté relacionado con Bianchi.
El piloto francés, que continua ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro Médico General Mie de Yokkaichi, sufrió un impresionante golpe a más de 200 km/h contra una grúa que estaba retirando el monoplaza de Adrian Sutil (Sauber) y las pruebas médicas posteriores desvelaron una lesión difusa axonal, una de las dolencias más grave que puede sufrir el cerebro.
La rueda de prensa oficial previa al Gran Premio de Rusia, con presencia de campeones mundiales como Fernando Alonso (Ferrari), Sebastian Vettel (Red Bull) o Jenson Button (McLaren), ilustró la depresión que se ha apoderado de la parrilla, con multitud de caras compungidas y continuos mensajes de ánimo al piloto de Marussia.
"Ahora mismo me da igual todo, solo espero una buena noticia con Jules", respondió Alonso cuando se le preguntó por el equipo en el que competirá la próxima temporada. Resignado a la falta de objetivos en las cuatro carreras que restan, más allá de lograr algún podio, el piloto de Ferrari ha confirmado en su llegada a Rusia que su futuro está claro y que solo queda "ejecutar" la decisión.
La primera pieza de esta partida de dominó entre pilotos y equipos la movió Sebastian Vettel, que ya ha confirmado que abandonará Red Bull a final de temporada. El piloto alemán, cansado de no lograr ni un triunfo este año después de cuatro temporadas sometiendo al resto de la parrilla, aún no ha confirmado su destino.
NUEVA BATALLA ENTRE HAMILTON Y ROSBERG.
En cuanto a la pura competición, la decimosexta cita del calendario se antoja como otra batalla 'fratricida' entre los dos pilotos de Mercedes, con ligero favoritismo para Hamilton. El inglés atraviesa un gran momento de forma que le ha permitido ganar en Italia, Singapur y Japón, situándose a un triunfo de la racha de cuatro victorias que encadenó al inicio de curso.
Por su parte, Rosberg lleva cinco carreras sin saborear el triunfo, aunque la incontestable autoridad de las 'flechas plateadas' le mantiene en plena pelea por el liderato, concretamente a diez puntos de distancia en la clasificación general. El alemán quiere recortar esa renta antes de las tres últimas pruebas en Estados Unidos, Brasil y Abu Dhabi, que repartirá puntuación doble.
En teoría, el circuito debe igualar las fuerzas entre los pilotos, ya que visitan territorio desconocido, un circuito de 5.845 metros construido sobre el Parque Olímpico de Sochi que acogió los Juegos de Invierno el pasado mes de febrero. El joven Daniil Kvyat (Toro Rosso), recién confirmado como piloto de Red Bull para 2015, será la gran atracción para la afición local.
La ciudad, situada a orillas del Mar Negro y en una latitud al sur de ciudades como París o Milán, se sale del tópico del frío ruso, ofreciendo sol y temperaturas suaves en torno a 20 grados. La organización espera unos 55.000 espectadores para un evento que tiene las 13.00 (hora española) como hora fijada para la sesión de calificación y para la carrera.