Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AFE considera que "la falta de incentivos legales" motiva los rumores de las primas a terceros

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) advirtió que la "falta de incentivos por parte de la competición" es lo que provoca que año tras año se produzcan los rumores sobre posibles maletines para 'animar' a los jugadores de aquellos que no se juegan nada en el tramo final, quitando cualquier atisbo de responsabilidad en este asunto a los futbolistas "porque la iniciativa de estas prácticas nunca parte de ellos".
"Para la AFE es la falta de incentivos por parte de la competición la que motiva que en estas situaciones reaparezcan una y otra vez los rumores sobre primas a terceros que ponen en el punto de mira la honestidad de los futbolistas cuando la iniciativa de estas prácticas nunca parte de ellos", remarcó la asociación este miércoles en un comunicado.
El sindicato recordó igualmente que los medios de comunicación "recuperan el tema recurrente de las primas a terceros" cuando se llega a un final de temporada "ajustado" y con "con objetivos deportivos en juego".
Su gerente, Xavi Oliva, lamentó que en este asunto de las primeras a terceros "todo el mundo vuelve la mirada a los futbolistas". "Es injusto que así sea porque somos precisamente quienes defendemos sus derechos los únicos que hemos presentado propuestas concretas para evitar que tengan lugar estas prácticas", aseguró en declaraciones facilitadas por el departamento de prensa del organismo.
Este recuerda que en un escrito remitido hace más de un año a la Comisión Federativa creada para abordar la colectivización de los derechos televisivos, propuso una serie de medidas encaminadas a "crear los mecanismos dentro de la propia competición que generaran los incentivos necesarios para que desaparecieran del fútbol los rumores sobre primas a terceros".
"Se trata de dar un valor económico a los puntos obtenidos en las últimas jornadas, con un sistema parecido al de la Liga de Campeones, de manera que hasta la última jornada los equipos puedan obtener ventajas de la victoria, de manera que no haga falta un incentivo externo", explica Oliva.
Además, AFE tiene claro que las primas que parten de un club diferente al propio están "prohibidas por el reglamento federativo" y en ningún momento "alienta este tipo de prácticas", dejando claro que "no" están a favor de que se "legalicen como insinúan algunos medios por unas declaraciones realizadas en 2014 por Luis Rubiales con motivo de un caso concreto en el que se comparaba una sospecha de unas primas a terceros con el amaño de partidos".
El sindicato indica que su presidente afirmó entonces que el amaño era un delito y que en el caso de las primas a terceros el problema legal radicaba en la existencia de dinero negro y en el incumplimiento de las normas federativas y que por eso la única solución era recurrir a incentivos legales, "que no es lo mismo que legalizar las primas a terceros", aclara AFE.
Según Rubiales, estos incentivos deberían ser generados por mecanismos propios de la competición, como él mismo y su Junta Directiva comunicaron en la propuesta dirigida a representantes de LaLiga y de la Real Federación Española de Fútbol que se adjunta a este comunicado.
"Desde que hicimos la propuesta en 2015. la situación se ha agravado ya que a la falta de incentivos legales se une el incremento de la brecha de financiación entre los clubes de Primera y Segunda División a causa del desequilibrio en el reparto de los derechos televisivos", concluye Oliva.
Por último, la Asociación de Futbolistas Españoles remarca que la diferencia entre el equipo que menos recibe de Primera (40 millones) y la media de lo que recibe cualquier equipo de Segunda (9) supera los 30 millones y eso hace que la amenaza del descenso pueda poner en la mente de los implicados la posibilidad de recurrir a estas prácticas prohibidas.