Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abelardo: "Estamos tocados pero no hundidos"

El entrenador del Sporting de Gijón, Abelardo, reconoció que el equipo está "tocado pero no hundido" después del empate frente al Getafe (1-1) en el Coliseum que obliga los suyos a ganar al Villarreal en la última jornada y esperar a que el Betis gane o empate con su rival de este domingo.
"Tenemos que ganar nosotros y dependemos del resultado del Getafe en Sevilla. Estamos vivos, tocados pero no hundidos. Hay que pensar en ganar el próximo partido domingo y que el Betis empate o gane al Getafe, no nos queda otra", señaló tras la penúltima jornada.
El técnico del equipo asturiano habló de la expulsión "clave" de Nacho Cases a treinta minutos del final. "Es clave. Habíamos hecho lo mas difícil que era ponernos por delante en el marcador y evidentemente la expulsión es clave, luego ya con uno menos tienes que prepararlo un poco más y nos complicaron", indicó.
"El vestuario está muy cansado, fastidiado, pero yo no les puedo pedir más, se han dejado la piel y han hecho un buen partido en unas circunstancias muy difíciles y yo creo que si no hubiese sido por esa expulsión Hubiésemos ganado porque hemos tenido muchas opciones, y ellos también. Estamos fastidiados pero este equipo sigue vivo y vamos a pelear y esperemos que se produzca otro milagro y ganemos al Villarreal junto a esa no victoria del Getafe", añadió.
Abelardo recalcó en numerosas ocasiones el buen trabajo realizado por su equipo, el cual era consciente de que una derrota significaba el descenso directo a la Liga Adelante. "Han trabajado todos muy bien y hemos intentado poner gente fresca. No es difícil transmitir al equipo una situación así", subrayó dando las gracias a la numerosa afición que se trasladó a Madrid desde Gijón.