Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Análisis) El renovado Atlético aspira a volver a molestar

El Atlético de Madrid encara una nueva temporada, la de la defensa de su título de Liga, con muchas caras nuevas en la plantilla y con la dificultad de repetir un curso histórico para el club rojiblanco, por lo que los pupilos de Diego Pablo Simeone siguen apelando, un año más, a la filosofía del 'partido a partido' para pelear por las metas propuestas.
Tras un curso inolvidable para la afición 'colchonera', rematado con la conquista de la Liga BBVA en el Camp Nou a pesar de quedarse a sólo unos segundos de proclamarse campeón de Europa en Lisboa ante el Real Madrid, el mercado veraniego de traspasos transformó la alegría de la ribera del Manzanares en preocupación ante la inminente salida del equipo de alguna de sus piezas clave.
Así, el delantero hispano-brasileño Diego Costa, autor de 27 goles en 35 encuentros ligueros y principal arma ofensiva del equipo, puso rumbo a Londres para firmar por el Chelsea de Jose Mourinho. El brasileño Filipe Luis siguió sus pasos y abandonó el Atlético tras convertirse en uno de los laterales más destacados del panorama futbolístico. Además, el guardameta belga Thibaut Courtois, que conquistó el trofeo Zamora en las dos últimas campañas, finalizó su etapa de tres años cedido en el Vicente Calderón para regresar a Stamford Bridge.
Asimismo, los asturianos David Villa (New York City) y Adrián López (Oporto), así como los cedidos Diego Ribas y José Sosa, quienes no tuvieron el protagonismo esperado, pusieron fin a su etapa como jugadores del Atlético de Madrid. De la misma manera, futbolistas de la talla de Óliver Torres (Oporto), Javi Manquillo (Liverpool), Rubén Pérez (Torino) o Josuha Guilavogui (Wolfsburgo) seguirán creciendo en calidad de cedidos lejos del Calderón.
Con el objetivo de contrarrestar las salidas y volver a formar una plantilla competitiva, la entidad del Manzanares firmó a dos piezas ilusionantes que están llamados a hacer olvidar a sus antecesores. El delantero Mario Mandzukic, procedente del Bayern de Múnich, y el mediapunta Antoine Griezmann, cuyo idilio con los 'colchoneros' se remonta a años atrás, serán las principales bazas ofensivas del Atlético de Madrid en este nuevo curso.
El croata y el francés lideran una lista de refuerzos en la que aparecen nombres como Guilherme Siqueira (Benfica), Cristian Ansaldi (Zenit) o Jesús Gámez (Málaga), así como el regreso tras cesión de Saúl Ñíguez después de completar una temporada notable en el Rayo Vallecano.
También la portería ha sido objeto de cambios. El excancerbero del Getafe Miguel Ángel Moyá y la joven promesa eslovena procedente del Benfica, Jan Oblak, tienen como objetivo la difícil papeleta de hacer olvidar a un Courtois que defendió con creces la meta atlética.
Junto a estos refuerzos, el bloque formado por la pareja de centrales Miranda-Godín, la profundidad de Juanfran por la banda derecha, el control en el centro del campo de Gabi, Mario Suárez y el 'repescado' Tiago, el olfato goleador de Raúl García y la calidad de Arda Turan y Koke volverán a ser los pilares básicos del esquema del 'Cholo' Simeone.
Además, la filosofía del 'partido a partido', impuesta por el técnico argentino desde su llegada a la entidad y que tan buen resultado le ha dado, seguirá siendo la seña de identidad de un club que quiere mantenerse entre los grandes, aunque consciente de la dificultad que entraña igualar o superar la hazaña lograda el curso pasado.
Quizá por ello, desde el propio conjunto rojiblanco se apela por pelear por objetivos más asequibles, como volver a acabar en puestos de acceso a la Liga de Campeones una temporada más y llegar lo más lejos posible tanto en Copa del Rey como en la máxima competición continental.
Además, el reto de alzarse con la Supercopa de España ante el Real Madrid, competición que se le resistió el año pasado frente al FC Barcelona a pesar de no perder ninguno de los dos partidos, será la primera meta de un Atlético de Madrid que no quiere bajarse de la cima.