Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antiviolencia propone duras multas a Sevilla, Cádiz y Espanyol

Insultos a Shakira en el campo del EspanyolInformativos Telecinco

La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte ha acordado proponer una sanción económica muy grave para el Sevilla y el Cádiz y de 4.000 euros al Espanyol por sus pancartas en el derbi copero ante el FC Barcelona.

Así, Antiviolencia solicita 120.000 euros al Sevilla "por promocionar y favorecer las actividades" de grupos violentos "al gestionar de forma deficiente la organización de las actividades de animación desarrolladas" en el Sánchez Pizjuán, al permitir que "se desplegaran dos pancartas de grandes dimensiones en el Fondo Norte" que no eran las que habían autorizado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad durante la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Real Betis.
El organismo indica que de este modo el club provocó "la promoción en el interior de su estadio de grupos radicales y violentos tal y como los reconoce el club en su Libro Registro de Actividades de Seguidores" y que durante las dos últimas temporadas se le ha dirigido "en seis ocasiones" para recordarle "los antecedentes violentos de este grupo e incluso la falta de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lo que implica la obligación de abstenerse de proporcionarles cualquier tipo de apoyo o promoción".
Antiviolencia también recuerda que el Sevilla ha recibido "10 veces" propuestas de sanción en las dos últimas temporadas, "cuatro de ellas por favorecimiento al mismo grupo radical y violento", y que LaLiga ha denunciado al club hispalense ante el Comité de Competición de la RFEF "hasta en 20 ocasiones por cánticos violentos, 18 de ellas en la zona de Gol Norte del estadio Sánchez Pizjuán, lugar de ubicación de estos grupos violentos".
La misma multa se propone para el Cádiz por permitir que los grupos violentos "dispongan de un local en el interior del Ramón de Carranza para guardar pancartas, megáfonos, tifos, entre otros objetos". "Hay que señalar que en varias actas de reuniones previas durante esta temporada la Comisión Antiviolencia ha preguntado por este tipo de actividades y el club lo ha negado en todas las ocasiones", señala en su comunicado.
Asimismo, esta solicitud incluye "la falta de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por deficiencias en las medidas de control de permanencia y desalojo de espectadores al no disponer de personal de seguridad privada ni otro personal habilitado por el club tanto en las puertas de acceso al estadio como en sus tornos de entrada".
POSIBLE CIERRE TEMPORAL DEL SÁNCHEZ PIZJUÁN Y EL RAMÓN DE CARRANZA
"Igualmente, se ha detectado que varias puertas del estadio permanecían cerradas y sin personal alguno que las controlara durante la celebración de los encuentros con el consiguiente peligro para los aficionados en caso de una eventual emergencia o evacuación", añade Antiviolencia, cuya propuesta recoge "otras deficiencias muy graves", entre ellas "una mejor coordinación del dispositivo de seguridad" para el partido de Copa del Rey ante el Real Madrid, declarado de Alto Riesgo.
La Comisión señala además que el club gaditano ha sido propuesto para sanción muy grave dos veces en la anterior temporada por incumplimiento de las medidas de seguridad y alteración del aforo del recinto deportivo.
De este modo, el organismo advierte a los dos conjuntos andaluces que "de reiterarse estas situaciones, se podrían proponer sanciones de mayor cuantía e incluso el cierre temporal de sus estadios".
Por otro lado, acordó solicitar 4.000 euros de multa al RCD Espanyol por las pancartas exhibidas ante el FC Barcelona en la vuelta de los octavos de la Copa del Rey, "de contenido intolerante" en las que se citaba a Gerard Piqué y a su pareja, la cantante colombiana Shakira.