Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Atlético llega a la final con dos derrotas y el Real Madrid, con una

El Atlético de Madrid y el Real Madrid se plantan en la final de la Liga de Campeones de este sábado en San Siro, en Milán (Italia), después de una competición sólida en la que los rojiblancos y madridistas han mostrado fortaleza defensiva y con sólo tres derrotas, dos para los de Diego Pablo Simeone y una para los de Zinedine Zidane.
El equipo colchonero no pudo emular su magnífico camino de hace dos años cuando se clasificó para la final de Lisboa invicto, perdiendo únicamente en el partido decisivo ante el equipo blanco. Sin embargo, como en aquella ocasión, ha tumbado a tres campeones de Europa y posteriormente campeones de sus respectivas ligas, mientras que el diez veces campeón de Europa tuvo un sorteo más 'amable'.
El Atlético firmó una buena fase de grupos, finalizando primero, pero con algunas sombras como su derrota en el Vicente Calderón por 1-2 ante el Benfica, o el empate sin goles ante el modesto Astaná kazajo. A partir de ahí, cuando llegaron los cruces, su fortaleza defensiva y su intensidad fueron claves dejando fuera al PSV en octavos y tras unos penaltis, el FC Barcelona, en cuartos, y el Bayern de Múnich, en semifinales, sin encajar ningún gol ante su público. En total, Jan Oblak ha dejado la portería a cero en ocho de los doce partidos.
Por su parte, el Real Madrid también se clasificó como primero, aún bajo la dirección de Rafa Benítez, y por delante de otro favorito, el PSG francés, el único que frenó el potencial ofensivo madridista, perdiendo por un extraño gol de Nacho en el Bernabéu. En octavos, ya con Zinedine Zidane, eliminó en octavos a la Roma por un global de 4-0, aunque el equipo italiano perdonó mucho en la vuelta, y en cuartos al Wolfsburgo, que hizo temblar a los blancos tras imponerse 2-0 en Alemania, para luego caer 3-0 en Madrid.
En las semifinales, dejó fuera al Manchester City, valiendo un único gol de carambola de Bale en la vuelta, pero demostrando una gran solidez defensiva, ya que en los cruces Keylor Navas sólo encajó en el Volkswagen Arena y en la fase de grupos solo el Shakhtar le hizo tres de forma insuficiente (3-4) y en casa no recibió.