Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berbatov ultima su fichaje por la Fiorentina

El delantero búlgaro del Manchester United, Dimitar Berbatov, viajó hacia Italia este miércoles para completar un movimiento que le mandará a jugar en la Seria A italiana con la Fiorentina, siempre que pase el reconocimiento médico oportuno.
"La Fiorentina ha acordado los términos personales con Dimitar y va a anunciar el acuerdo muy pronto, en cuanto Berbatov supere el reconocimiento médico", expresó una fuente cercana al delantero en declaraciones a Reuters.
Berbatov, que se convirtió en el fichaje más caro del United cuando llegó procedente del Tottenham Hotspur en 2008 por 30 millones, habría llegado a un acuerdo con la 'Fiore' por dos años con opción a un tercero adicional.
El veterano futbolista de 31 años de edad, fue el máximo goleador de la Premier League en la temporada 2010-11 con 20 goles, pero desde entonces ha tenido problemas para mantener su puesto en el once del técnico del Machester United, Alex Ferguson, por lo que estaba deseando volver a gozar de la titularidad y de minutos en otro equipo.
En el momento en el que el delantero holandés Robin Van Persie llegó al club inglés antes del inicio de la Premier League, Ferguson dejó caer que era hora de que el búlgaro diese un paso adelante en el equipo. Si el acuerdo es completado, Berbatov será el cuarto jugador búlgaro en jugar en la Seria A tras hacerlo el defensa Nikolay Iliev y los goleadores Hristo Stoichkov y Valeri Bojinov.
A principios de este año, Berbatov renunció a la selección nacional búlgara en 2010, dejando patente que estaría abierto a llegar a la selección con el entrenador Luboslav Penev cuando se trasladara a un club donde tuviera minutos con regularidad, por lo que este traspaso también podría acabar con el autoexilio internacional impuesto por el goleador búlgaro.