Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blatter y Rousseff minimizan los problemas de organización

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, minimizó este jueves los problemas en la preparación para el Mundial de fútbol de 2014 tras reunirse con su homólogo de la FIFA, Joseph Blatter, y reiteró que su país organizará la "Copa de las Copas".
Blatter también minimizó las preocupaciones sobre los problemas en Brasil, diciendo que sólo se necesitaban "unos retoques". Su reunión en las oficinas centrales de la FIFA se dio dos días después de que la entidad advirtiese a Curitiba por su falta de avances en las obras.
Curitiba, una de las 12 ciudades donde se disputará el Mundial, recibió el ultimátum de la FIFA, que estableció el 18 de febrero como fecha límite para apreciar las mejoras. En caso contrario, la FIFA recordó a Curitiba que podría dejarles sin Mundial.
El Arena da Baixada tenía que estar listo para diciembre pero, como otros cinco estadios, las obras están retrasadas. Los aeropuertos y el transporte público también son un gran problema, mientras Brasil se prepara para ser anfitrión del torneo por primera vez desde 1950.
Blatter y Rousseff leyeron comunicados en los que discutieron iniciativas para combatir el racismo, promover la paz y reforzar el fútbol femenino en Brasil. Esto también incluye, de acuerdo al dirigente suizo, la liberación de una paloma de la paz antes de la ceremonia de apertura.
Sin embargo, ambos evitaron entrar en detalles sobre los temas relaciones con la preparación del Mundial. "Estamos preparados. Vamos a hacer la Copa de las Copas y vamos a hacerlo en el país del fútbol", dijo Rousseff tras una reunión de una hora.
"Los estadios son algo relativamente simple de construir. No estamos escatimando esfuerzos para construir estadios, aeropuertos y puertos para permitirle a Brasil recibir a los visitantes con los brazos abiertos", agregó la presidenta.
Blatter dijo que él también confiaba en la organización. "Brasil es el país del fútbol y no hay mejor país que Brasil cuando se habla de fútbol", dijo. "Por lo que Brasil organizará un gran Mundial, y hay confianza. Ahora, cuando hay unos meses por delante, habrán algunos retoques que hacer pero eso es normal en un Mundial. Estoy acostumbrado a los Mundiales", añadió.
El helvético enfatizó que no hay problemas. "Al final, todo estará listo, en todos lados en Brasil", afirmó Blatter, que había dicho días atrás que no podía recordar un país tan atrasado en la preparación de un Mundial como lo estaba Brasil. Luego de que Rousseff tuiteó que Brasil organizaría "la Copa de las Copas", Blatter dio marcha atrás y pronosticó un torneo exitoso.