Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blatter, molesto por las simulaciones "absurdas" de los futbolistas

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, aseguró que está harto de las simulaciones "absurdas" y "extravagantes" de los futbolistas y señaló que la solución del problema depende de los árbitros.
"Este tipo de cosas son tratadas con desprecio en otras disciplinas deportivas, pero se ha vuelto una parte normal y aceptada del fútbol de estos días", escribió Blatter en la última edición de la revista FIFA Weekly, que será publicada este viernes.
"Aunque la simulación es increíblemente injusta y parece absurda cuando se ve una repetición, algunas personas la consideran inteligente o, en el peor de los casos, una falta menor", agregó.
El presidente de la FIFA mostró su repudio a ese tipo de acciones. "Esto incluye la obtención de penaltis polémicos por intermedio de simulaciones extravagantes dentro del área", indicó.
"Para mí es profundamente irritante, en especial cuando un jugador (presuntamente) medio muerto vuelve a la vida tan pronto como abandona la cancha. La línea de banda parece haber adquirido poderes de recuperación que incluso los mejores especialistas médicos no pueden explicar", ironizó.
Blatter también puso responsabilidades sobre los árbitros. "Las instrucciones son claras sobre este asunto: si un jugador está tirado en el suelo, el equipo rival no tiene que arrojar el balón afuera", destacó.
Blatter dijo que los jugadores deberían tener que esperar para retornar al campo de juego si el árbitro cree que han fingido una lesión. "El árbitro sólo debería intervenir si cree que se ha producido una lesión seria", dijo.
"Cuando un jugador 'golpeado' quiere regresar al campo de juego inmediatamente después de haber sido retirado, el árbitro puede hacer que espere hasta que la desventaja numérica haya tenido efecto en el juego", sostuvo. "En términos prácticos, es como una sanción de tiempo, y podría hacer repensar a los actores del juego", añadió.