Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Valencia busca sensaciones y un pase a cuartos sin sustos ante el Granada

El Valencia calma los ánimos de Mestalla a costa del GranadaEFE

El Valencia intentará mejorar su imagen y no pasar ningún tipo de apuro en su visita de este jueves (20.00 horas) al Granada en el Nuevo Los Cármenes, al que acude con una ventaja amplia (4-0) para sellar su pase a los cuartos de final de la Copa del Rey.

El partido se presenta como un teórico trámite para el conjunto de Gary Neville, pero el técnico inglés sabe que no puede desperdiciar ningún minuto de cara seguir afinando al equipo e intentar encontrar buenas sensaciones.
Los valencianistas querrán aprovechar este encuentro para resarcirse de la derrota que cosecharon el pasado domingo en Anoeta, donde la imagen volvió a ser no excesivamente buena. La goleada en Mestalla de hace una semana debería hacer jugar con más soltura a los visitantes, donde podría haber oportunidades para los menos habituales.
Así, el encuentro será una nueva oportunidad seguramente para Álvaro Negredo en la delantera, mientras que Fran Villalba, uno de los canteranos que viaja junto a Zahibo y Diallo, también tiene opciones de ser incluso titular. El australiano Ryan ocupará la portería en lugar del entonado Doménech.
Por su parte, el Granada afronta el partido también con la principal intención de dejar una buena imagen ante sus aficionados, sabedor de la dificultad de levantar un 4-0 sin encajar. De hecho, este año, el equipo nazarí tan solo ha marcado ocho goles ante sus aficionados.
José Ramón Sandoval apostará también por dar descanso a sus mejores jugadores y pondrá un once con cambios pensando más en la visita al Eibar en la Liga BBVA, pero que sea competitivo para recompensar a los aficionados que se acerquen con un buen partido y una victoria anímica.