Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crónica del Atlético de Madrid - Chelsea; 0-0

Lisboa pasará por una hazaña en Stamford Bridge El Atleti dominó de principio a fin al Chelsea pero fue incapaz de superar la resistencia del equipo de Mourinho
Lisboa pasará por una hazaña en Stamford Bridge
El Atleti dominó de principio a fin al Chelsea pero fue incapaz de superar la resistencia del equipo de Mourinho
El Atlético de Madrid empató sin goles ante el Chelsea en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones, en un partido en el que sólo el conjunto rojiblanco buscó el gol pero que se topó con una resistencia incansable del conjunto inglés, lo que hará que la eliminatoria se decida en Stamford Bridge, donde no podrán jugar por acumulación de tarjetas Gabi por parte atlética y Mikel y Lampard por parte inglesa.
Pocas sorpresas hubo en el planteamiento del partido. El Chelsea tenía su plan establecido: balones largos y minimizar riesgos en forma de pérdidas. Mourinho no tuvo ningún problema en cederle el balón al Atlético. El luso dispuso un esquema 4-3-3 sobre el dibujo pero que en la práctica fue un 4-5-1, con Fernando Torres buscando agua en el desierto.
Un Torres que estuvo voluntarioso y acertado en lo poco que pudo hacer con el balón. El de Fuenlabrada peleó cada balón que le llegaba -generalmente pelotazos a la carrera-- e intentó alguna acción individual. Alguna con éxito, como la que en el minuto 90 de partido provocó una falta peligrosa a favor de su equipo. En un partido que no permitía brillar a nadie del Chelsea que pensase en atacar, Torres deberá quedarse con el cariño que le brindó la que fue su afición.
En ese planteamiento defensivo del exentrenador del Real Madrid, que dejó fuera a Oscar en beneficio de Obi Mikel, estuvo imperial David Luiz. El brasileño manejo el centro del campo de su equipo como si llevara toda la vida jugando en esa demarcación. Además mostró versatilidad cuando Terry abandonó el partido, lesionado, pasando a jugar de central los últimos 20 minutos. Para reforzar el sistema defensivo, Mourinho acompañó a Luiz con Mikel y Lampard -que no jugará la vuelta al ver la amarilla que le hace cumplir sanción-- y ubicó a Ramires y Willian en las bandas.
El Atlético de Madrid aceptó el reto que le propuso el Chelsea, pero sin estridencias. Simeone, consciente de que iba a tener más balón de lo que suele ser habitual, incorporó a Diego en la segunda punta por David Villa. Con eso ganó control del balón y eficacia en la salida del equipo. Pero se le notó al equipo rojiblanco que no es el tipo de partido en el que se maneja con mayor comodidad.
Aún así, el equipo del Manzanares dominó sin remisión al Chelsea y dispuso de las pocas oportunidades que hubo en el partido. No encontró el Atlético de Madrid el camino del gol. Tampoco lo hizo cuando salió Arda Turán, que volvía al equipo tras superar una lesión. El cambio del equipo madrileño fue simbólico: para dar entrada al turco quitó a Diego Ribas. Simeone tampoco tenía ninguna intención de arriesgar más de la cuenta. Al final, la eliminatoria dará como vencedor al que menos errores cometa.
Y entre jugadas de ajedrez, al cuarto de hora, el partido, y puede que la eliminatoria, dio un vuelco. A la salida de un córner, Cech chocó con Raúl García y cayó lesionado en su hombro derecho. El destino tiende a dar una vuelta de tuerca más a los asuntos finiquitados. En plena polémica con la cláusula de la cesión de Courtois, el Chelsea verá como se juega su pase a la final con su portero suplente, Mark Schwarzer.
El momento fue muy simbólico y el público del Calderón así lo entendió; mientras atendían a Cech, coreó el nombre de su guardameta. Posteriormente, por señorío o por no enfadar al Chelsea, despidió con una sonora ovación al guardameta checo.
Lo que hizo la entrada del exportero del Fulham desde su salida -para más inri, guardameta en la final de la Europa League del año 2010 que ganó el Atlético de Madrid en Hamburgo al equipo londinense--,fue aumentar la valentía de los rojiblancos; que le trataron de probar desde la media y larga distancia siempre que pudieron. En líneas generales, el australiano se mostró muy seguro en sus intervenciones sobre todo por alto, en los balones parados y centros del conjunto atlético.
Sin fluidez en el juego de combinación y sin su mejor arma de los últimos tiempos, el balón parado, el Atlético de Madrid fue incapaz de mover el marcador a su favor. Algo que hubiera hecho justicia a lo visto en el terreno de juego tanto por ocasiones -la mayoría procedentes de centros al área-- como por la voluntad de mover el marcador.
La mala noticia para el Atlético en el partido llegó mientras pedía la segunda tarjeta para Lampard en una acción mediada la segunda parte: del tumulto que se formó, Gabi salió con una amarilla que le impedirá estar en Stamford Bridge el miércoles que viene. Un partido que será la última hazaña que se le exigirá al equipo de Diego Pablo Simeone para estar en la final de la Champions League por primera vez en su historia. La gran ventaja atlética es que un gol suyo en Londres valdrá doble y será medio billete a Lisboa.
FICHA TÉCNICA.
--RESULTADO: ATLÉTICO DE MADRID, 0 - CHELSEA, 0.
--ALINEACIONES:
ATLÉTICO DE MADRID: Courtois, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Gabi, Mario Suárez (Sosa, min.79), Koke, Raúl García (David Villa, min. 86) Diego (Arda, min.60) y Diego Costa.
CHELSEA: Cech (Schwarzer, min.18); Azpilicueta, Cahill, Terry (Schürrle, min.73) A.Cole; David Luiz, Lampard, Mikel; Ramires, Willian (Ba, min.90) y Torres.
--ÁRBITRO: Jonas Erikson (Suecia). Amonestó a Gabi (min. 75) y Miranda (min.89) por parte del Atlético de Madrid y a Lampard (min.64), Mikel (min.75) y Ba (min.90) por parte del Chelsea.
--ESTADIO: Vicente Calderón.