Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Celta y Villarreal empatan sin goles

Celta-VillarealEfe

El Celta de Vigo y el Villarreal firmaron un empate sin goles en Balaídos, en un partido en el que dominó el aspecto táctico y en el que a pesar de que el Villarreal tuvo más ocasiones en el tramo final, el empate hizo justicia a lo visto en el terreno de juego.

Con este 0-0, el equipo gallego se queda con seis puntos en la clasificación, mientras que el Villarreal mantiene su gran inicio liguero y se coloca con 11 puntos, pero no ha podido sumar su tercer triunfo fuera de casa en un campo en el que nunca ha ganado en competición oficial.
Ambos equipos empezaron con las ideas muy claras. Luis Enrique tiene una idea y la va a seguir desarrollando; la defensa adelantada, buscando al rival arriba. Pero el peligro es hacer eso a un equipo que tiene la calidad del Villarreal.
Cani y Bruno se encontraban cómodos en esa situación y conectaron en más de una ocasión con un Pereira que durante todo el encuentro conseguía ganar la espalda de los centrales con facilidad. La del asturiano es una propuesta atractiva, pero que puede costarle más de un disgusto en el futuro.
Con el paso de los minutos, el conjunto vigués comenzó a amasar posesión de balón pero sin ser demasiado incisivo en sus acciones. Entre otras cosas porque Rafinha empezó el partido tirado a la banda derecha y no fue hasta que el menor de los Alcántara se fue más al centro, y se asoció con Álex López y Augusto, cuando el Celta de Vigo trenzó jugadas con algo más de peligro.
SOLO AL FINAL HUBO OCASIONES
El Villarreal, por su parte, estaba muy bien plantado en el terreno de juego y seguía esperando sus opciones cuando conseguía robar el balón y salir rápido. Que el equipo de Marcelino esté tan arriba no es ninguna casualidad. Saben muy bien a lo que juegan y les da igual el rival y el campo.
Tras la reanudación, el Celta seguía con la intención de tener la pelota pero el Villarreal empezó a ganar territorio cuando el aspecto físico entró en juego. El paso de los minutos hizo que el equipo de Marcelino empezase a comer terreno al de Luis Enrique, también en parte por la presencia en el campo de Tomás Pina.
En los últimos diez minutos, cuando el tiempo se acababa, el partido se abrió y se vio el tramo más atractivo del partido para el espectador. El Celta lo intentaba con más actitud que físico y el submarino amarillo, como casi siempre, aprovechaba espacios para probar a un Yoel que estuvo a un gran nivel en las acciones en las que tuvo que intervenir.
A pesar de la insistencia final, el marcador no se movió. El Celta sigue empatando cada partido que juega de local y el Villarreal, en su retorno a primera, continua sin saber lo que es la derrota. En la próxima jornada, el Celta viajará a Getafe mientras que el conjunto castellonense recibirá en El Madrigal al Espanyol.