Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Elche se aprovecha de un Rayo moribundo

Elche - Rayo VallecanoEFE

El Elche ha cogido un poco de aire en su lucha por evitar el descenso tras imponerse al Rayo Vallecano (2-0) en un encuentro que se decantó del lado ilicitano tras la expulsión de Baena a los 20 minutos y que se resolvió gracias a los goles de Albacar, en el consecuente penalti, y de Javi Márquez en la segunda mitad.

El encuentro comenzó con polémica, ya que en el minuto 17 el colegiado andaluz Pérez Montero decretó la pena máxima a favor del Elche después de que Baena derribara a Coro cuando este se disponía a disparar con Rubén fuera de la portería. Además, para complicarle más las cosas a un Rayo muy necesitado de puntos, Baena tuvo que enfilar el túnel de vestuarios tras ver la roja.
El ex rayista Albacar no desperdició la gran oportunidad, y adelantó a los ilicitanos en el marcador. Con todo en contra, Paco Jémez decidió quemar sus naves para intentar sacar un empate. Quitó a Nacho del campo y sacó a Adrián, dejando una defensa de tres y situando al ariete madrileño en la punta junto a Larrivey. Esto dejó más espacio a los de Escribá, que aprovecharon la superioridad para hacerse con el dominio del encuentro y para intentar ampliar su ventaja.
Tras el descanso, los de Jémez se lanzaron a por el empate. Saúl y Lass intentaban crear daño por las bandas, pero entre Toño y la zaga local se encargaron de acabar con las esperanzas vallecanas. El cansancio se comenzó a hacer notar, jugar con uno menos durante tantos minutos pasó factura a los madrileños, que comenzaron a dar facilidades al ataque ilicitano.
El Elche sitió la portería de un Rubén que sufrió para despejar los continuos intentos de los locales por meter el segundo tanto. Al final, la constancia dio sus frutos, y Javi Márquez logró subir el segundo gol al electrónico y permitió respirar a unos aficionados ilicitanos que comienzan la segunda vuelta creyendo en la permanencia.