Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi tumba al Elche y el nuevo Barça luce

Barcelona - ElcheEFE

El FC Barcelona ha iniciado el camino hacia la reconquista de la Liga BBVA con una victoria cómoda (3-0) ante el Elche a pesar de jugar con uno menos la segunda mitad, un duelo en el que el nuevo proyecto de Luis Enrique echó a ronda en la competición doméstica con claros síntomas de energías renovadas, el liderazgo de un Messi que firmó dos goles y el lujo de contar en el centro del campo con Iniesta y Rakitic.

El nuevo Barça se encontró a las primeras de cambio con un desafío en forma de muro defensivo. El conjunto ilicitano aterrizó en el Camp Nou sin ninguna intención salvo tratar de entorpecer el juego rival. A penas salió de su campo, aunque casi la única vez que lo hizo provocó la expulsión de Mascherano al borde del descanso. Sin duda los de Fran Excribá tienen trabajo por delante, como también lo tienen los culés.
La roja al argentino, que volvió al centro de la defensa por el sancionado Piqué, llegó justo después de que el '10' culé iniciase una nueva cuenta goleadora. No se lo puso fácil el cuadro visitante al local, pero Messi terminó aprovechando una mala salida de balón de los ilicitanos. Fue el único que lo logró en los primeros 45 minutos, pero tras el paso por los vestuarios el Barça siguió llegando, sin acusar el jugador menos.
Al minuto Munir aprovechaba una asistencia de lujo de Rakitic. El croata, que viene de una brillante pretemporada, dejó destellos y situaciones de peligro a cada paso. La falta de intenciones del Elche hizo que los locales, aunque comedidos en su esfuerzo, siguieran generando peligro. Messi, que está dispuesto a alcanzar a Zarra de manera más que precoz (245 goles, a seis goles está del máximo goleador de Primera), firmó su primer doblete.
'La Pulga' parece estar de vuelta, pero quizá nunca se había ido del todo. Hay más colores que blanco y negro, y sin duda el Messi de la temporada pasada estuvo lejos de su mejor versión. De igual manera, lo visto en el debut liguero no supone un regreso del argentino, pero sí parece el primer paso. Sólo él lo sabe. Del mismo modo, el Barça de Luis Enrique retomó viejas costumbres y ambiciones.
EL BARÇA DE 'LUCHO' CONVENCE EN SU ESTRENO
El conjunto azulgrana ofreció intensidad y ambición a sus jugadas aunque le faltó más continuidad, algo que se puede achacar a la muy temprana fecha de temporada. Los de Luis Enrique lo intentaron en medio de un Elche bien cerrado. Iniesta y Rakitic, directores de orquesta, buscaron a un Munir gozando del premio de la titularidad y a un Messi sin duda enchufado. Incluso se pudo ver la pizarra del asturiano, en una jugada ensayada que remató Alves en el área.
Se echó en falta sólo a Rafinha, el damnificado con la expulsión de 'Mashe', y los postes de Munir e Iniesta impidieron el inicio de fiesta de manera más anticipada. Sin embargo, el honor parecía reservado a Messi. Una mala salida de balón de los ilicitanos terminó con Busquets cediendo al argentino. El '10', entre varios defensores, encontró el hueco para cruzar el balón al meta rival.
Como metáfora del año duro que le espera al nuevo Barça, a renglón seguido del tanto local llegó el error en defensa que propició la expulsión de Macherano. Tyton sacó de puerta y 'Busi' peinó mal hacia atrás, lo que permitió la carrera de Rodrigues hacia Bravo y el cruce del 'jefecito' que le costó la roja. Sin embargo, el Elche no fue a más y sí lo hizo el Barça.
Munir puso el segundo nada más comenzar la segunda mitad y el Barça se gustó durante los segundos 45 minutos. Defendió y dosificó, pero tocó y se gustó, como Messi a los 64' para firmar su doblete a base de desinflar defensores con quiebros. El Camp Nou vivió una buena fiesta inaugural en la Liga, con ausencias importantes como Neymar y Luis Suárez, en la que todo está en sus pies y en la mente de su nuevo capitán de barco, Luis Enrique. Un gato negro saltó al césped en el primer minuto del partido. Messi no parece supersticioso.