Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rayo retoma su marcha triunfal

Rayo Vallecano - CeltaEFE

El Rayo Vallecano retomó su escalada hacia la salvación con tres puntos de oro este sábado en la victoria (3-0) sobre el Celta de Vigo en el Estadio de Vallecas, los cuales le colocan con 36 a base de morder sobre el césped y aprovechar su ocasiones antes los de Luis Enrique, que con su temporada irregular comienzan a necesitar una buena racha de resultados para no verse en la quema.

Sin el paréntesis del pasado fin de semana en el Santiago Bernabéu, donde cayeron 5-0, los de Paco Jémez suman cinco victorias y un empate en sus últimos partidos. El despegue de los vallecanos les acerca cada vez más a quedarse en Primera a falta de seis jornadas, algo que hace poco más de un mes parecía una gesta difícil de alcanzar. La gesta cada semana se hace realidad y este sábado dio un paso más de la mano de Bueno, máximo goleador de los rayistas, autor de un doblete.
El Rayo fue superior a un Celta que solo se dio por aludido cuando ya era tarde y los locales se habían quedado con uno menos por la expulsión de Rat a 25 minutos del final del partido. Ahí sí apareció el fútbol de los de Luis Enrique, que ni siquiera se llevaron el gol de la honra, pero antes fue el empuje y la efectividad rayista la que mandó sobre el césped.
Aún así los primeros minutos no dejaban ver lo que después ocurriría. Los de Vigo arrancaron mejor, Iñigo López la tuvo clara a los 10 minutos, mientras que los locales buscaban en largo a Larrivey. Sin embargo, la primera clara de los de Jémez se convirtió en gol de Rochina a los 25 minutos, con algo de fortuna ya que rebotó en el propio López para tocar la red.
El tanto a favor despertó la alegría local y el hambre por retomar la racha de buenos resultados. El Rayo mandó hasta el descanso ante un Celta que sufrió el efecto contrario. Y es que los de Luis Enrique apenas tuvieron el balón, ni practicaron su fútbol, ni contaron con la mejor versión de Rafinha. Por si fuera poco, el vendaval local volvió a soplar con fuerza con un doblete de Bueno.
El primero a los cinco minutos del segundo acto, con la colaboración de Yoel, y el segundo diez minutos después, su undécimo gol en Liga, metiendo el pie con acierto para desviar a gol un disparo de Trashorras. Ni la expulsión de Rat, por agresión a Charles, ni la reacción del Celta, que llegó con superioridad y con criterio en los minutos finales, impidió la fiesta en Vallecas, que cada fin de semana da un paso más hacia la salvación.