Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid saca tres puntos de vergüenza en Las Palmas

Las Palmas - Real MadridEFE

Un gol de Casemiro en el minuto 89 salvó los tres puntos (1-2) para el Real Madrid en Gran Canaria pero no la imagen de los de Zinedine Zidane, muy pobre ante una UD Las Palmas que mereció más pero topó con Keylor Navas, el mejor en un Madrid que se mantiene a cuatro puntos del Atleti y a 12 del líder Barcelona.

Los blancos apenas comparecieron en la isla y vivieron de la renta de un gol de Ramos en el minuto 26. Salvo la intención de banda derecha con Lucas Vázquez, asociado con Isco y Carvajal, el Madrid no dio más de sí en la primera parte. En la segunda, se quedó en el vestuario, sin noticias de Bale, Cristiano o Isco, pero Las Palmas no acertó hasta el final.
En el minuto 87, después de tres ocasiones claras, Las Palmas firmó el empate por medio de Willian José. Sin embargo, en la siguiente jugada, de nuevo en un saque de esquina, el Madrid se llevó el encuentro. Tres puntos que suman en el casillero blanco pero no en los problemas de actitud y juego en el tramo decisivo de temporada.
Sin duda la liga no parece motivar al conjunto de la capital, pero el cambio de chip para afrontar la Liga de Campeones se antoja radical. Los de Zidane, con rotaciones pero un once de garantías, buscaron de inicio a Cristiano. El portugués gozó de un buen mano a mano y en el saque de esquina que provocó llegó el tanto de Ramos.
A partir de ahí los de Quique Setién se esmeraron en dominar el partido. Lo hicieron hasta el final ante un Madrid más flojo que nunca. Se hicieron dueños del balón y el Madrid reculó sin vergüenza. El camino al gol recuperado en las últimas jornadas, con tres victorias seguidas, comenzó a echarse de menos sin embargo. Las Palmas no tuvo pólvora.
Con una cesión dudosa, la tuvo clara el equipo de Setién, y ganando por partida doble la espalada a la zaga visitante, también. El meta del Madrid no sólo paró, sino que actuó de último defensa. Las salidas de Keylor evitaron los goles locales pero en el último suspiro, en una jugada que comenzó con regalo de Kovacic, Willian José acertó ante Navas.
La ilusión de toda la isla se vino abajo pronto. Otro córner sentenció a la UD, que ve frenada su progresión para alejarse del descenso. Casemiro salvó el partido pero no la imagen cuestionada de un Madrid que terminó con Ramos expulsado por segunda amarilla. El efecto Zidane sigue perdiendo enteros y más lejos del Bernabéu.