Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Crónica) El Valencia de Neville no levanta cabeza y el Celta no puede contra un Sevilla con diez

El Betis consiguió la victoria por la mínima en el Villamarín frente al Valencia (1-0), con la que el equipo 'che' suma doce duelos seguidos sin ganar, mientras que en esta vigésimo tercera jornada de la Liga BBVA el Celta no pasó del empate en Balaídos (1-1) contra un Sevilla con diez desde la primera parte.
El duelo de necesitados se jugó en el Benito Villamarín con un Valencia que encadenó su duodécimo partido sin ganar (1-0), nueve de ellos con Neville al frente. El equipo 'che' no sale de la dinámica y sigue con 25 puntos para ser decimotercero, a cuatro del descenso. Por contra, Juan Merino consigue la primera victoria como técnico del Betis para sumar también 25 y adelantar a los valencianistas.
Los jugadores del Valencia son conscientes de la mala situación en la que están y a medida que avanzaba la primera mitad, recibieron cuatro amarillas tontas, fruto del nerviosismo. Por parte de los andaluces, el joven debutante de 19 años Musonda demostró su velocidad, desborde y verticalidad para crear el peligro bético y ser el mejor del choque.
Siqueira cayó lesionado antes del descanso y le sustituyó Gayá. Es cierto que no hubo casi ocasiones para ambos equipos, pero el Betis estuvo más serio y vivo dando mejores sensaciones que su rival. De los dos metas solo tuvo que intervenir Ryan en una clara ocasión de Wolkswinkel
Por contra, salieron ambos equipos con ganas del vestuario y Musonda se la dio de tacón a Wolfswinkel, que la puso al corazón del área para el remate de Rubén Castro (min. 49). La reacción 'che' fue una contra en la que Cheryshev ante el portero, asistió a Negredo, que vio como Vargas sacaba bajo palos su tiro a puerta vacía. A cinco minutos del final, Gayá hizo falta y vio la segunda amarilla tras otra cabalgada de Musonda.
Mustafi metió gol en el 90', tras cabecear una falta lateral, pero el tanto fue anulado al considerar el colegiado fuera de juego. Quince minutos antes, Jorge Molina había marcado un gol idéntico de cabeza en una falta muy similar, pero también fue invalidado por otro dudoso fuera de juego.
UN SEVILLA CON DIEZ DESDE EL MINUTO 24
El Celta saltó a Balaídos dolido por la pasada derrota (4-0) en Copa del Rey frente al Sevilla y con ganas de venganza. El equipo de Berizzo intentó hasta el final ganar un partido que jugó contra diez, pero el combinado andaluz defendió con todo lo que tenía. Al final, los de Emery continúan quintos con 37 puntos, por los 35 del Celta, que le sirven para ser séptimo.
La primera mitad tuvo al equipo celeste con el dominio del juego y de la posesión para hacer buenas ocasiones, pero sin claro peligro. Se le puso de cara a los gallegos con la expulsión de Fazio, que tuvo un regreso para olvidar. Vio la primera amarilla en el primer minuto y la segunda en el 24', tras una dura entrada innecesaria en el centro del campo a Pablo Hernández.
Sin embargo, el Sevilla tiró de casta y luchó con todo lo que pudo para no echarse atrás. A base de más empuje que juego, consiguió un córner que remató Llorente y tras un rechace en Beauve, aprovechó Carriço para poner el marcador a favor (min. 42). En la segunda mitad, la tónica fue la misma, pero con un Celta buscando más el gol. Beauve, remató desde dentro del área pequeña y la envió por encima del larguero fallando la más clara.
Apretaban los gallegos y fue el propio jugador francés el que conectó el centro raso de Wass y la envió a la red (min. 63). El gol y el cansancio físico del Sevilla enviaron al cuadro hispalense hacia atrás, que se defendió con uñas y dientes, ya que solo se jugó en su mitad del campo. Lo intentó aprovechar el Celta lanzado al ataque, pero cada vez que trazaba una buena jugada se estrellaba contra Rico. El corazón de los andaluces evitó el triunfo de los gallegos y el duelo quedó en tablas.