Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Deschamps pide cautela: "Llevamos dos años sin jugar un partido oficial"

El seleccionador francés Didier Deschamps pidió frenar la euforia que reina en el país el día previo al comienzo de la Eurocopa y recordó, 24 horas antes de medirse a Rumanía, que llevan "dos años sin jugar un partido oficial".
"Hace dos años que no jugamos un partido oficial y tengo ganas de ver a mi equipo en esa situación, la respuesta que dan. La última vez que jugamos un partido oficial eran otros jugadores", manifestó el seleccionador nacional del combinado 'bleu'.
Además, Deschamps recordó que por ser anfitrión no tienen el título asegurado. "Siceramente no miro atrás a 1998", dijo al ser preguntado por el Mundial que ganó como jugador. "No llevaba la misma camiseta y no tenía el mismo papel. Es un privilegio estar aquí y ahora tenemos muchas ganas de que empiece el torneo", agregó.
"Tenemos un equipo competitivo. Llevamos dos años preparando el partido del 10 de junio", insistió Deschamps, que prefiere retirar la presión de sus jugadores. "Cuanta menos presión tengan los jugadores, mejor para nosotros", comentó.
Respecto a su rival este viernes, el técnico galo aseguró que un partido inaugural "con todo lo que representa" no pueden afrontarlo como una montaña. Nos vamos a aislar de eso, no creo que influya en nuestra forma de afrontarlo. Vamos a empezar el partido con ganas, con determinación, con generosidad, sin olvidar que es el debut, pero cuanta menos influencia tenga el entorno sobre los jugadores, mejor", dijo.
Por último, Deschamps señaló a Alemania y España como selecciones "a tener en cuenta". "Tienen un histórico, los primeros porque son campeones del mundo y los segundos por todo lo que han conseguido. Comienzan la competición con la ambición legítima de poder ganarla", sentenció el seleccionador de Francia.