Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Djukic: "No me voy a relajar porque el presidente haya dicho que esté tranquilo"

El entrenador del Valencia, Miroslav Djukic, ha reconocido que la ratificación del presidente, Amadeo Salvo, aporta "estabilidad para trabajar con tranquilidad" de ahora en adelante, pero ha avisado de que no se piensa "relajar" porque sabe que "cada domingo" debe "demostrar" que es "válido" para el club.
"Es importante reforzar la figura del entrenador y del cuerpo técnico, dar estabilidad para que todos podamos trabajar con tranquilidad y contundencia, podemos desarrollar nuestro trabajo. El mensaje es bueno e importante, pero yo en el fútbol vivo domingo tras domingo. Toda mi vida he sido profesional y he aprendido a vivir así. Cada domingo tengo que demostrar que soy válido para el Valencia, igual que todos los jugadores", se sinceró Djukic en rueda de prensa.
"No me voy a relajar porque el presidente haya dicho que esté tranquilo, que voy a seguir todo el año. Yo me exijo a mí mismo. Estoy un gran club y quiero trabajar para cumplir los objetivos, sino, vendrán los problemas. Trabajo al máximo domingo tras domingo", añadió el técnico, que dijo no tener "la sensación de haber pasado un 'match ball" en el partido contra el Sevilla porque "lo importante era que el equipo funcionara".
En cuanto a las quejas de los jugadores que no están contando con minutos de juego, el serbio aclaró que su objetivo no es tener "contentos a todos" y que deberán "demostrar en el campo" que él está "equivocado" al no alinearles, y aseverando con un contundente "es mentira" que el francés Rami le haya pedido que le deje marcharse.
"Estamos buscando una continuidad que los jugadores tienen que ganarse en el campo. Es evidente que el equipo que gana lo normal es que siga. Vamos a ir valorando en cada partido lo que necesitamos. Donde mejor podemos hablar todos es en el campo. Yo soy el primer interesado en que esto funcione y que jueguen los mejores. No tengo privilegiados ni queridos que quiero poner. Quiero poner a los mejores", zanjó al respecto.
En cuanto al Granada, próximo rival este miércoles (20 horas), lo definió como "un equipo estilo Espanyol o Betis", cuyo estilo pasa por "apretar y presionar mucho" empleando para ello "mucho fútbol directo y la segunda jugada".
"Por eso hay que evitar las pérdidas de balón, asegurar las posesiones, entra bien por bandas y tiene gente de buena envergadura a balón parado. Hay que entrar a tope para hacer valer la victoria ante el Sevilla. Si no haces buen partido en Granada, volvemos a lo mismo. Intentar ganar y seguir en la misma línea marcada contra el Sevilla. Todos sabemos lo mal que lo hemos pasado en semanas anteriores y no queremos volver a pasar lo que hemos pasado", reconoció.