Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ekeng padecía "problemas cardíacos graves"; su muerte abre una investigación en Rumanía

El centrocampista del Dinamo Bucarest Patrick Ekeng, fallecido el pasado viernes tras sufrir un paro cardíaco, padecía "problemas graves" que le habrían impedido jugar al fútbol, según reveló este miércoles el Instituto de Medicina Legal de Rumanía, país donde murió a los 26 años.
El futbolista, que militó en el Córdoba las dos últimas temporadas, sufrió una parada cardiorespiratoria que le causó la muerte a los 70 minutos de partido, sólo siete después de haber ingresado al campo en sustutición de un compañero.
Dos horas después de haber sufrido el paro cardíaco en el partido contra de la Liga rumana ante el Viitorul, Ekeng falleció en el centro hospitalario donde había sido trasladado. Las pruebas realizadas esta semana confirmaron que Ekeng tenía una enfermedad cardíaca "grave".
Médicos rumanos dijeron que la autopsia realizada el pasado lunes mostró que Ekeng tenía una cardiomegalia, un "agrandamiento del corazón", y desveló que todavía se necesitaban más pruebas para confirmar la causa de la muerte del jugador camerunés.
El forense Abdo Salem dijo que observó un agrandamiento del corazón, diciéndole a Agerpres, la agencia nacional de noticias, que "tenía problemas graves del corazón". Los fiscales de Bucarest ya han abierto una investigación sobre la muerte de Ekeng en medio de las críticas por el tratamiento que recibió en su camino al hospital.
El Ministerio del Interior de Rumanía dijo el pasado domingo que la empresa de ambulancias que llevó a Ekeng al hospital tenía un equipo "defectuoso" y que no disponían de los medicamentos necesarios en todos los vehículos. El Ministerio suspendió la licencia con la empresa y la multó con 5.300 euros.