Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España cae en los penaltis ante Irlanda en los octavos de final de la Danone Nations Cup

La selección española alevín no ha podido superar este viernes los octavos de final de la Fase Final de la Danone Nations Cup, el Mundial de la categoría que se celebra en Londres, tras caer ante Irlanda en la tanda de penaltis (2-1) en un partido que estuvo marcado por la igualdad (1-1).
España, representada por el Levante en su condición de campeón nacional, recreó aquellos octavos del Mundial de Corea y Japón, cuando Iker Casillas comenzó a forjar su leyenda. Por aquel entonces, hace 11 años, los pupilos de José Antonio Camacho corrieron mejor suerte que los de Joaquín Navarro.
Sin embargo, todo comenzó de la mejor manera. El cuadro 'granota' se adelantó en el marcador a los 10 minutos, momento en el que la lluvia era un invitado más del encuentro. Álex Fores, el héroe de la final de Cornellá, cabeceó con acierto un córner desde el costado derecho.
El 1-0 espoleó a los irlandeses que buscaron con más asiduidad la meta de Guillermo Tarazona. Aún así, la seriedad defensiva de los levantinistas -una de sus mejores virtudes-- impidió que el gol de los británicos llegase en jugada. Tuvo que ser desde el punto de penalti, tres minutos después del tanto español y de forma muy discutida.
A partir de ese momento, España trenzó su mejor juego y estuvo cerca de conseguir el segundo. Además, otro córner --casi con el tiempo cumplido-- pudo haber dado a la selección alevín el billete para cuartos. No fue así y el pase se decidió desde el área de castigo.
España comenzó marcando por mediación de Kevin Siurrana, pero los fallos de Roberto Laurel y Miguel Giménez, que lo estrelló en el larguero, dieron luz verde a los irlandeses, que rápido fueron a consolar a los españoles. Con 12 años, los chicos tuvieron que probar el amargo sabor de la derrota.