Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Federación Alemana confirma el apoyo a Infantino para la presidencia de la FIFA

La Federación Alemana de Fútbol ha confirmado este miércoles su apoyo al candidato suizo Gianni Infantino para la presidencia de la FIFA.
El secretario general de la UEFA es uno de los cinco candidatos que aspiran a convertirse en presidente del organismo que rige el fútbol mundial en las elecciones que tendrán lugar el próximo 26 de febrero.
Los comicios, en medio de la mayor crisis en la historia de la FIFA por los escándalos de corrupción, parten sin un claro favorito. En esa pelea, Infantino poco a poco toma la delantera logrando el apoyo de la mayoría de los 53 votos europeos.
"Gianni Infantino es el candidato de Europa y además es el mejor", dijo el actual presidente interino de la federación alemana, Reinhard Rauball. "Conoce todos los aspectos del cargo, tiene las conexiones internacionales necesarias y habla seis idiomas", añadió.
El presidente de la Confederación Asiática de Fútbol, Sheikh Salman Bin Ebrahim Al Khalifa, el exsecretario adjunto de la FIFA, el francés Jerome Champagne, el sudafricano Tokyo Sexwale y el jordano exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, Ali Bin Al Hussein, son los rivales de Infantino.
"Con su reputación y experiencia tiene las condiciones necesarias para llevar a cabo los cambios estructurales y los retos que tiene por delante la FIFA", finalizó.
Hasta 41 personas, muchas de ellas presidentes de federaciones nacionales y empresas, han sido acusados en Estados Unidos por corrupción y lavado de dinero, lo cual mantiene sanciones del Comité Ético de la FIFA a varios oficiales, incluidos el presidente del organismo Sepp Blatter, sancionado con ocho años de inhabilitación.
La Federación Alemana es la mayor y más importante en el mundo del fútbol, en cuanto a miembros y clubes, pero, a su vez, ha sufrido sus problemas internos en relación al escándalo con la asignación del Mundial que acogieron en 2006. Por ello, el predecesor de Rauball, Wolfgang Niersbach, se vio obligado a dimitir a finales del pasado año.