Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferguson cree que Moyes "no se dio cuenta de lo grande que es el United como club"

Alex Ferguson cree que David Moyes, entrenador que le relevó en el banquillo del Manchester United para la temporada 2013-2014, pero que fue despedido antes de que esta acabase, no se dio "cuenta de lo grande" que era el equipo inglés "como club", y considera "un absurdo" pensar que sólo él estuvo implicado en la elección del hasta entonces técnico del Everton.
"No se dio cuenta de lo grande que es United como club. Cada derrota era como un mazazo para él, lo podía ver en su comportamiento. En enero fichamos a Juan Mata y eso dio a todos un respiro, pero podía ver como las paredes se iban estrechando sobre David, dejándole cada vez menos espacio para respirar", comenta.
'Fergie' recuerda que conocía "ese sentimiento" de cuando le pasó a él en 1989 cuando tuvo un "racha terrible". "Sientes que estás siendo crucificado. Los resultados le agujerearon, nadie podría discutir lo decepcionante que fue la campaña y le costó a su hombre su trabajo", confiesa.
Además, Ferguson reconoce que fue "duro" ver como, mientras el United no sacaba la cabeza, el Liverpool brillaba. "Fue una dura campaña para el aficionado del United y fue duro para mí porque sabía que había muchos buenos jugadores en nuestro equipo. No mostraron su mejor forma y eso fue un enorme peso sobre los hombros de David", relata.
"Estaba en Aberdeen cuando se desarrolló todo. El lunes, estaba volando de regreso a Manchester y sentada cerca de mí había una señora con un diario que abría: 'David Moyes va a ser despedido'. No estaba seguro de lo que estaba pasando en ese exacto momento", afirma de cómo se enteró de la destitución de Moyes.
Para el escocés, a la hora de elegir su relevo, lo hicieron todo "de forma correcta: tranquila, profunda y profesionalmente". "Se siguió un proceso claro. Seguramente la gente no cree realmente que la familia Glazer habría permitido a una sola persona elegir al nuevo entrenador. Parecía aceptarse un punto de vista de que no hubo proceso. Un absurdo", asevera.