Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación Carmen Pardo-Valcarce y Real Madrid acercarán el deporte a personas con discapacidad

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce y la Fundación Real Madrid han renovado su convenio de colaboración para acercar el deporte a las personas con discapacidad intelectual, según han informado ambas entidades.
Entre los objetivos del convenio se encuentran educar en valores a través del deporte, mejorar la calidad de vida de los beneficiarios e integrar a menores con y sin riesgo de exclusión.
El convenio ha sido firmado en el estadio Santiago Bernabéu por la presidenta de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, Almudena Martorell; el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Real Madrid, Enrique Sánchez; y el director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, Emilio Butragueño.
Uno de los programas que desarrollan ambas fundaciones de manera conjunta es la escuela sociodeportiva inclusiva de fútbol. Se trata de una iniciativa para 40 personas con capacidades diferentes que se lleva a cabo en el colegio de educación especial Niño Jesús del Remedio.
Las escuelas inclusivas atienden a menores con discapacidad intelectual y Trastorno General del Desarrollo (TGD) y promueven la práctica deportiva en un contexto adecuado. El objetivo final es intentar garantizar la inserción futura de los alumnos en las escuelas al mismo ritmo que sus compañeros. Por ello, cuentan con una atención individualizada que les ayude a alcanzar su máxima destreza.
Por otra parte, en Fundaland --parque infantil que aglutina ocio, tiempo libre educativo y solidaridad--, ambas entidades organizan otra escuela sociodeportiva y un programa de fútbol y autismo, que trabaja por mejorar la sociabilidad de los menores, su capacidad de integración al poder jugar con otros niños y, como consecuencia, su calidad de vida.