Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Girona remonta y se jugará con Osasuna el ascenso a Primera

El Girona FC se clasificó este domingo para la final del 'play-off' de ascenso a Primera División después de remontar el 2-1 de la ida frente al Córdoba, venciendo por 3-1 en la prórroga en un encuentro lleno de alternativas que se acabaron llevando los catalanes, que se medirán a Osasuna por un puesto en la máxima categoría del fútbol español.
Los tantos de Borja García y Aday dieron la vuelta al marcador al tanto de Xisco, que volvió a marcar y estuvo muy cerca de dar el pase a los de José Luis Oltra. En la prórroga, los andaluces, con un jugador menos por la expulsión de Stankevicius, se volcaron al ataque y acabaron concediendo un gol que habría sido insignificante si logran marcar.
El cansancio y los nervios hicieron mella en los jugadores de ambos equipos. El partido se convirtió por momentos en un correcalles, penalizando al Córdoba en los noventa minutos y amenazando al Girona en los treinta restantes, que pudo ver como se escapaba la eliminatoria perdonando ocasiones en superioridad numérica.
Los locales dominaron una primera mitad que arrancó eléctrica y se fue sosegando con el paso de los minutos. Los de Pablo Machín generaron cierto peligro con la reaparición de Lejeune, que se perdió la ida por sanción, en jugadas a balón parado. Clerc en el lateral desdobló con inteligencia, pero Dejan Lekic no estuvo acertado, a pesar de su desempeño y entrega.
Los gerundenses cambiaron el planteamiento al descanso, retirando al 'gigante' serbio para dar entrada a Rubén Sobrino, más móvil y rápido. El inicio de la segunda mitad fue mejor para los catalanes, que en apenas cinco minutos tuvieron dos buenos disparos que obligaron a Razak a intervenir.
Sin embargo, Fidel, el más activo de los cordobeses, no estaba por la labor de ceder protagonismo y llevó el miedo a la afición de Montilivi. Su velocidad y conducciones en banda eran una amenaza constante, aunque el susto más grande lo dio Raúl de Tomás, tras cabecear un córner unos centímetros por encima del larguero.
El extremo y el canterano madridista amenazaron, pero volvió a ser Xisco el ejecutor. El delantero cabeceó a las redes en el minuto 56 su tercer tanto de la eliminatoria, aprovechado un gran centro de exterior de Caballero.
A pesar del mazazo, un gol metía a los catalanes en la serie y fue cuando apareció Borja García, que ya había dejado varios detalles de calidad durante el choque. El centrocampista disparó desde fuera del área y el bote del balón traicionó a un Razak que pudo hacer más.
Con el empate, el duelo regresó a su ritmo inicial, penalizando a un Córdoba que necesitaba dormirlo. Aday, a falta de diez minutos, igualó la eliminatoria con el 2-1. En la prórroga, la expulsión de Stankevicius rompió aún más el partido.
Un gol de los de Oltra, por el valor doble, daba media semifinal a los andaluces, pero no llegó. Sobrino perdonó antes de que Cristian Herrera marcara el tercero con una bonita vaselina.