Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grupo D: La República Checa, en busca de hacer real su sólida clasificación

La República Checa se presentará en la Eurocopa de Francia con el objetivo de superar una vez más la fase de grupos en un torneo continental al que no falla desde que se independizó hace doce años y una vez ahí imponer los argumentos que la llevaron a dominar con solvencia la ronda de clasificación.
Se cumple una década desde que los checos participaron por primera vez en un gran torneo internacional como país independiente y ya separado de su vecina Eslovaquia. Fue en la Eurocopa de Inglaterra de 1996 y su puesta en escena no pudo ser prácticamente mejor, aunque cerrado con un amargo subcampeonato continental tras caer en la final ante Alemania.
Aquél equipo volvió a poner en el punto de mira al fútbol checo, que como Checoslovaquia había sido capaz de ser campeona de Europa en 1976, con el recordado penalti de Panenka ante Sepp Maier, y tercera cuatro años después, o subcampeona del mundo en Italia en 1935 y en Chile en 1962, víctima de una Brasil sin Pelé pero con Garrincha. Sin embargo, desde 1980 cayó en el olvido salvo los cuartos de final en el Mundial de Italia de 1990, su última cita como país unido.
Entonces, los Kouba, Bejbl, Poborsky y, sobre todo, Pavel Nedved, posterior Balón de Oro en 2003, devolvieron algo del esplendor que aunque no se vio reflejado en las Copas del Mundo, sin clasificarse en 2006, sí en los Campeonatos de Europa, donde no falta desde 2004 y con otro momento brillante como las semifinales de hace doce años con un fútbol atractivo y nuevos nombres uniéndose a Nedved como Baros, Koller, o un Cech y un Rosicky, que aún se mantienen, pero frustrado por una Grecia que daría la gran sorpresa.
La República Checa fue perdiendo parte de su brillantez futbolística con la marcha de sus principales figuras de talento, pero en el Viejo Continente se mantuvo entre las mejores con clasificaciones para las Euros de 2008, donde no pasó la fase de grupos, y de 2012, donde llegó a cuartos. Ahora, intentará superar la primera fase en Francia donde se medirá a dos rivales teóricamente superiores como la campeona España o Croacia, y otro oponente al que ya conoce como Turquía.
Sin embargo, el combinado de Pavel Vrba se clasificó para la cita con una casi impecable fase de clasificación, donde finalizó como líder de un parejo Grupo A donde estaba la potente Holanda y, como en esta Euro, el combinado turco. Los checos terminaron primeros con 22 puntos, por delante de la sorprendente Islandia, que quedó a dos puntos, y de los de Fatih Terim, terceros a cuatro.
Sumó 13 de los primeros 15 puntos, ganando a Holanda y en Estambul nada más empezar, y desde ahí afianzó su clasificación, cerrada con una victoria de prestigio ante los holandeses (2-3) y con solo las derrotas en la visita a los islandeses y ante los turcos en Praga, donde también cedió un empate ante Letonia. En total, anotó 19 goles y encajó 14, demasiados, que muestran cierta debilidad defensiva.
Vrba cuenta con un combinado veterano para afrontar esta Eurocopa, donde sobresalen las figuras principalmente del guardameta Petr Cech, de 34 años, y el centrocampista ofensivo Tomas Rosicky, de 35, y ambos del Arsenal inglés. El primero aporta su solidez bajo palos y el segundo es el jugador de mayor talento, pero que ha estado lastrado por las lesiones por lo que su rendimiento es una incógnita.
A su alrededor, el seleccionador del equipo centroeuropeo no cuenta con demasiados jugadores con una gran experiencia en clubes importantes, pero con veteranía en el carné, los cuales ya han demostrado que su bloque puede imponerse a rivales con mayores individualidades.
CECH, EL CERROJO CHECO
Petr Cech, portero del Arsenal, representará el papel de líder de la República Checa y desde la seguridad que transmite bajo palos intentará aumentar las opciones de sus compañeros de superar la fase de grupos del torneo continental.
El portero de Pilsen y su peculiar casco, con el que se protege después de sufrir un duro choque en la Premier con Stephen Hunt que le hizo pasar por el quirófano por una fractura de hundimiento del cráneo, volverán a defender en Franca la portería checa, lo que ha hecho ya en cuatro Eurocopas y un Mundial, siendo ya el de más internacionalidades de su país con 120, superando a Karel Poborsky (118).
La edad y el tener que jugar una gran cantidad de partidos hacen que
Cech se plantee esta Euro como la última gran cita con su selección, con la que debutó en 2002, el mismo año que se proclamó campeón de Europa Sub-21, siendo clave en la tanda de penaltis que les dio el título ante Francia.
Pese al incansable paso de los años, Petr Cech, políglota, de alto nivel intelectual y amante de la batería, sigue considerado como uno de los mejores y más fiables porteros del mundo. Firme en el juego aéreo, pese a su incidente de hace diez años, y ágil en el uno para uno, el guardameta tendrá la difícil tarea de capitanear a los suyos ante algunos de los '9' más peligrosos.
VRBA, ANTE SU GRAN CITA
Al mando desde el banquillo estará Pavel Vrba, de 52 años y debutante en una gran cita internacional, a la que acude sin excesiva experiencia pero mostrando su valía volviendo a clasificar a la República Checa a una Eurocopa y olvidando el sinsabor del fallo para estar en el Mundial de Brasil.
El técnico de Prerov accedió al cargo a finales de 2013 en sustitución de Michal Bilak, que no logró clasificar al combinado centroeuropeo para el Mundial. Su currículum le convierte en un buen conocedor de los futbolistas de su país, que engrosan el principal núcleo de su convocatoria, y también a sus jóvenes por su paso al frente del combinado nacional checo Sub-20.
A nivel de clubes, este exfutbolista tuvo sus mayores logros con el Viktoria Plzen, al que tuvo que dejar para convertirse en el seleccionador y con el que fue capaz de ganar al Atlético de Madrid del 'Cholo' Simeone en la Europa League de 2012-2013. Al conjunto checo le hizo campeón liguero en dos ocasiones y en ambas consiguió clasificarle para la fase de grupos de la Liga de Campeones.
FICHA TÉCNICA.
-Participaciones en Eurocopas: Seis (1996, 2000, 2004, 2008, 2012 y 2016).
-Títulos: --.
-Mejor resultado: Subcampeón (1996). Campeón en 1976 como Checoslovaquia.
-Palmarés: --.
-Cómo se clasificó: Primera del Grupo A.