Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iago Herrerín (Athletic): "Hace tres años no tenía ni la oportunidad de fallar"

El portero del Athletic Club de Bilbao Iago Herrerín reconoció este jueves que le quedó "un sabor amargo" el pasado lunes pese a la victoria (3-2) ante el Celta, debido a los errores que tuvo durante el partido, pero advirtió que hace años, cuando tuvo que dejar el club para jugar en Segunda B y Segunda, no tenía "ni la oportunidad de fallar".
"Te quedas con un sabor amargo porque ganas los tres puntos, pero yo me fui personalmente descontento con mi actuación. Tampoco hay que darle vueltas porque en siete días hay otro partido y no puedes pensar en los fallos", señaló Herrerín en rueda de prensa.
El bilbaino aseguró que no iba a cambiar su estilo. "Si estoy aquí es por cosas como esas. Primera no es Segunda ni Segunda B y lo tienes que tener en cuenta", comentó, dejando claro que "a lo mejor no fue el día idóneo" para no tener un actuación brillante por ser la inauguración del nuevo San Mamés. "Tenía ilusión por jugar en San Mamés, pero podría haber sido en cualquier sitio", aclaró.
Herrerín, que insiste en que no cometió penalti, cree que sus errores "fueron fallos puntuales". "Si no es por el fallo del segundo gol, todo habría quedado en un partido normal. El lunes era un momento especial y bonito, pero podría haber pasado en cualquier lado", reiteró el vasco.
"Acabé un poco más tocado, pero el míster siempre habla bien conmigo y me dijo cuando fallé que cabeza alta", prosiguió el guardameta, al que le dio "una alegría enorme" cuando se enteró de iba a jugar en San Mamés, aunque no se siente "el titular". "Gorka (Iraizoz) estamos entrenando bien y podemos estar para el equipo cuando haga falta. La incertidumbre no me genera dudas, decide el míster y nosotros vamos a lo nuestro", remarcó.
En este sentido, no se vería afectado si Ernesto Valverde le envía al banquillo ante el Espanyol. "Durísimo palo fue cuando me tuve que ir a Segunda B", recordó. "No esperaba ni que iba a jugar. Si piensa que tengo que seguir jugando genial y si juego significaría que confía en mí mucho, mucho", afirmó.
Herrerín fue uno de los más erráticos junto a otro joven canterano, Erik Morán. "Tanto Erik como yo sabemos en lo que fallamos. Como más rápido se aprende es a base de fallar, hace tres años no tenía ni la oportunidad de fallar", aseveró, agradeciendo al público que aplaudiese tras el 3-2. "Aunque haya 38.000 aplaudiendo sabes el fallo que has cometido y estaba dándole vueltas, pero es bueno notar que gente te anima y te ayuda a pasar del mal trago de ese momento", confesó.
Por último, el de Bilbao se refirió al choque contra el Espanyol del próximo lunes. "Llevamos bastantes años sin ganar allí, creo que 18 o así", indicó. "Vamos con nueve puntos, un colchón que otros no tienen y si hay un momento bueno para ir allí es ahora mismo", sentenció.