Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Madrid 'Supercampeón' se reconcilia con la afición

El Real Madrid ha celebrado este miércoles su primer título de la temporada en el estadio Santiago Bernabéu, donde los miles de aficionados que se dieron cita para asistir al gran 'clásico' pudieron olvidar el mal arranque liguero de los de José Mourinho.
Después de un pobre empate ante el Valencia en casa y una dolorosa derrota en Getafe, el Real Madrid consiguió reconciliarse con la afición al vencer a su eterno rival, el FC Barcelona, en un encuentro que se decidió en la primera mitad, cuando Higuaín y Cristiano adelantaron a los blancos y Adriano dejó a su equipo con diez antes de cumplirse la primera media hora.
Nada más coger Mateu Lahoz el silbato para pitar el final, el Bernabéu estalló en júbilo y contagió su magia a unos jugadores para los que este triunfo supuso una inyección de moral. Sin esperar demasiado a que la plantilla se repusiera del partido, los jugadores recibieron el trofeo en el palco de honor del estadio para más tarde mostrársela al público.
Durante la pequeña celebración, se pudo ver a Luka Modric viviendo su debut soñado. La alegría del croata contrastaba con el rostro, aparentemente serio, de Granero que, según las últimas informaciones, tiene los días contados en el club.
Con esta victoria, el Real Madrid logra vengar la polémica Supercopa que vistió al Barça de campeón el pasado año, mientras que Mourinho puede presumir de haber conseguido ya los tres trofeos españoles: Liga, Copa y Supercopa.