Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martell, abogado del FC Barcelona: "El club no asume la pena para salvar el cuello a un presidente"

Admite que, en juicio, podrían haber sido multados con 90 millones de euros y no los 5,5 pagados
El jefe de los servicios jurídicos del FC Barcelona, Román Gómez Ponti, y el abogado del club Cristóbal Martell han explicado los detalles del pacto alcanzado con la Abogacía y Fiscalía del Estado en el 'caso Neymar' que exonera al presidente del club, Josep Maria Bartomeu, y al expresidente Sandro Rosell pero que inculpa a la entidad con un pago de 5,5 millones de euros por un error fiscal, una pena que no se asumió "para salvar el cuello a un presidente".
"La entidad no ha asumido la pena para salvar el cuello a un expresidente y presidente, porque no son cartas que se puedan cambiar. Porque la Fiscalía y Abogacía no pueden dejar de acusar a alguien que por ley debería ser acusado. Debe desterrarse la idea de que se han pagado peras por manzanas", aseguró Martell en rueda de prensa.
Además, el abogado explicó que este acuerdo de conformidad es una herramienta procesal habitual que se ha llevado a cabo en "el más estricto sujeto de legalidad". "Aquí no se mercadea nada, esto destierra toda idea de chalaneo o mercadeo", apuntó negando que el club haya aceptado ser multado para exonerar a Bartomeu y Rosell.
En este sentido explicó por qué la Fiscalía y Abogacía aceptan el acuerdo y exoneran al presidente y expresidente. Rosell fue imputado con posterioridad a que el club hiciera una declaración complementaria de 13,5 millones de euros a Hacienda en febrero de 2014 para regularizar la situación, por lo que Rosell queda exonerado.
Más "compleja" es la situación del presidente Bartomeu, quien "no es acusado y nunca lo fue". No obstante, apuntó que se produjo una "duda jurídica" respecto de aquellos 40 millones de euros que contemplaba el contrato por adelantamiento del fichaje en caso de ser Neymar agente libre. "Finalmente por criterios deportivos se adelantó el traspaso y el Barça pagó 17 millones de euros al Santos y pagó esos 40 millones a los padres de Neymar", apuntó el abogado.
Y, de esa parte pagada en 2013, 5 millones habían quedado diferidos al 2014, cuando Neymar ya era residente tributario español a diferencia de 2013, cuando no había alcanzado los 184 días bastantes para ser considerado como tal y el club había retenido la menor cantidad fiscal respectiva a Brasil. "Esta decisión no fue tomada por el presidente Bartomeu, sino por varias cabezas pensantes jurídicas. Y de ahí nace la imputación del presidente Bartomeu. Y la situación puede ser varias cosas pero no un delito fiscal", argumentó.
EL PORQUÉ DEL PACTO
Por otro lado, sobre el porqué de alcanzar un acuerdo con la Fiscalía y Abogacía y no ir a juicio, dejó claro que es por temor a perder el caso y tener que pagar una multa de 90 millones de euros, muy superior a los 5,5 millones de euros que se pagarán gracias a este pacto. "Nos podían dar un revolcón en juicio porque podía llegar a prosperar la tesis de Hacienda sobre los contratos simulados", y es que explicó que la agencia tributaria decía que no había contrato de 'scouting' o de gestión de la imagen real entre el club y las empresas de Neymar sino que eran contratos simulados.
"Ver a alguien sentado en el banquillo a mí no me produce ni frío ni calor. A partir de un escenario que es el infierno y otro que es el cielo, hay un purgatorio que económicamente supone no tener que avalar 90 millones, que es un problema. Esto es pagar 5 millones y me voy. Hemos conseguido atemperar la tormenta y que sea algo más aceptable y llevadero", concluyó Cristóbal Martell.
Y es que, de haber ido a juicio, la multa podría haber sido mucho mayor. "Si vamos a juicio, las multas operan sobre 22 millones más otros 9 millones y sus intereses más las multas a los presidentes, las cuales el club tendría que haber pagado si ellos no llegaban... Y a esto hay que sumarle, dice la ley, un tercio. Eso son 60 millones de euros más el tercio, hasta 90 millones de euros en total", sentenció.