Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mignolet: "Si hay un estadio donde puede pasar algo grande es Anfield"

El portero del Livepool FC Simon Mignolet ha recordado este miércoles las grandes noches europeas de esta temporada frente al Manchester United, en la ida de los octavos de final (2-0), y en la vuelta de los cuartos de final frente al Borussia Dortmund (4-3, en el global 5-4) en Anfield, y espera que el factor de jugar en casa les ayude a dar la vuelta a la eliminatoria de estas semifinales de la Europa League, este jueves, frente al Villareal FC después de perder (1-0) en El Madrigal.
"Si hay un estadio donde puede pasar algo grande es Anfield. Sabemos que con los aficionados detrás nuestro es mucho más fácil. Siempre todo es posible en noche europea en Anfield, lo demostramos contra el Manchester United y el Dortmund este año, y a lo largo de los años se han visto muchos partidos europeos buenos en Anfield", recordó en declaraciones a los medios del club.
El equipo de Jürgen Klopp se ha visto dos veces esta temporada con la necesidad de marcar dos goles para seguir vivos en Europa. "La atmósfera del estadio contra el Dortmund fue espectacular. Quieres jugar estos grandes partidos y sentir la presión y la atmósfera en el campo. Este es el motivo por el cual quieres ser futbolista cuando eras un niño", argumentó.
Mignolet confía en que la presión de la afición de los 'reds' les ayude. "Los aficionados están ahí para dar un empujón al equipo y tirar hacia adelante y es muy bonito jugar así. Obviamente tenemos que salir seguros de nosotros mismos, estar calmados y como jugadores centrarnos en nuestro trabajo para jugar al mejor nivel y tratar de darle la vuelta", comentó.
El arquero indicó que han "analizado" al Villareal. "Es un equipo muy duro, bien organizado y difícil de derribar. Lo sabíamos, logramos hacer nuestro juego y tener ocasiones, más que ellos, pero desafortunadamente no conseguimos marcar. Esperamos mejorar y tener el control, cuando ellos juegan es difícil quitarles el balón e impedirles jugar", opinó.
"Ahora en casa tenemos que hacer dos goles para ir a la final Jugar en casa es más fácil, con los seguidores de nuestro lado. Pasar es lo que quiere todo el mundo en el vestuario, y todos los del Liverpool queremos ir a la final y ganar", concluyó.