Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio del Interior rumano afirma que la ambulancia que trasladó a Ekeng tenía un "equipo defectuoso"

El Ministerio del Interior de Rumanía ha afirmado que la investigación llevada a cabo tras la muerte del jugador del Dinamo Bucarest Patrick Ekeng, que falleció el pasado viernes por un paro cardíaco en el transcurso de un partido de la liga rumana ante el Viitorul, ha revelado que la ambulancia, de la compañía Puls, que trasladó al camerunés, tenía un "equipo defectuoso y algunos medicamentos estaban caducados".
Además, el Ministerio señaló que había "suspendido la licencia a la empresa privada durante al menos 30 días" y que ha impuesto multas de casi 6.000 euros "después de una investigación realizada por un equipo de personal profesional y cualificado".
En un comunicado emitido a última hora del domingo, el organismo indicó que había "desfibriladores con baterías agotadas en algunas ambulancias pertenecientes a dicha empresa" y que "algunos de los medicamentos utilizados estaban caducados".
Por su parte, el agente del exjugador del Córdoba, Hasan Anil Eken, en la misma línea que el órgano de gobierno rumano, señaló que la ambulancia que trasladó a su representado "llegó tarde" y que no disponía de "desfibrilador". "En la actualidad, hay tres ambulancias alrededor del estadio, pero ninguna de ellas tenía un desfibrilador", indicó Eken ante los medios rumanos.
Este hecho ha levantado varias ampollas en el mundo del fútbol y varios organismos han salido a la palestra en defensa de los jugadores. Por su parte, FIFPro expresó en un comunicado que "es evidente que algunos clubes rumanos escatiman en instalaciones médicas".
"Por 400 euros por partido el club habría tenido un equipamiento de última generación, pero no adoptó el plan", comentó Emilian Hulubei, el presidente de la Asociación de Futbolistas Rumanos, en esta nota.