Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Murcia y el Presidente de la Federación piden a la LFP la continuidad del Real Murcia en Segunda

Cámara y Monje aseguran, tras reunirse en Madrid con Tebas, que si Hacienda aceptase el aplazamiento, el club cumpliría la ratio exigida
El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, se ha desplazado este martes a Madrid, acompañado por el presidente de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia, José Miguel Monje, para mantener una reunión con el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, respectivamente, con quienes han tratado la situación que atraviesa el club.
De esta forma, la LFP ha conocido de primera mano la "preocupación" que se vive en la ciudad ante la posibilidad de que el Club Real Murcia no sea inscrito en la Segunda División y la situación de "desasosiego e inquietud" que se ha generado en toda la sociedad, según informaron fuentes del Ayuntamiento en un comunicado.
Cámara y Monje han planteado que, según la documentación presentada en tiempo y forma, el Real Murcia cumpliría la ratio exigida por la LFP siempre que la Agencia Tributaria concediese el aplazamiento solicitado en los términos que habían acordado.
Para ello, el Real Murcia hizo un ingreso de 1,5 millones de euros, pignoró el 50 por ciento de los derechos de televisión y asumió otros compromisos económicos para hacer frente a la deuda por IRPF. Sin embargo, el 30 de julio la Agencia Tributaria comunicó que no aprobada tal petición, ante lo cual se presentó el correspondiente recurso.
Al no ser firme la decisión, puesto que está a la espera de que se resuelva la alegación, el alcalde y el presidente de la Federación de Fútbol murciana entienden que el club sí cumple los requisitos y, por tanto, puede ser inscrito en la Segunda División. Además, ambos han manifestado su convencimiento de que el Real Murcia sería viable económicamente si continuara en el fútbol profesional, "realizando los ajustes oportunos a lo largo del año".
Cámara y Monje han trasladado a la LFP la importancia que tiene para la ciudad el fútbol profesional, representado por el Real Murcia, un club con más de 100 años de historia, y las consecuencias que causaría en la región, tanto desde el punto de visto económico como social. Sería, además, una situación que "Murcia no merecería tener que soportar".
Tras la reunión celebrada esta mañana, el alcalde y el dirigente del fútbol regional continúan realizando las gestiones oportunas en todas las instancias para que el club se mantenga la próxima temporada en la división que deportivamente ha ganado.