Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Osasuna desquicia al Nàstic y se mete en la final del 'play-off'

El Club Atlético Osasuna consiguió este sábado el pase a la final del 'play-off' de ascenso a Primera División, haciendo bueno el 3-1 cosechado en la ida y desesperando a un Nàstic que se adelantó y acabó perdiendo (2-3) un encuentro lleno de tensión y disputas, que sentenció el gran gol de Javier Flaño.
Los navarros supieron mantener la calma tras el tanto inicial de José Naranjo en los primeros minutos y acabaron dando la vuelta al marcador de manera contundente y pudieron disfrutar la última media hora de juego, gracias a los goles de David García, Flaño y Mikel Merino, protagonista también en la ida con un doblete.
De esta forma, los de Enrique Martín esperan rival para la disputa por el ascenso, que saldrá del enfrentamiento entre Córdoba y Girona, en el que los andaluces defenderán este domingo en tierras catalanas el 2-1 de la ida en el Nuevo Arcángel.
A pesar del gol de Naranjo para el Nàstic en los primeros minutos, el encuentro estuvo abierto desde el primer minuto. El onubense cabeceó tras una gran jugada de Gerard, que llegó hasta línea de fondo para asistir. El delantero de los tarraconenses se multiplicaba para atacar, defender, cometer y recibir faltas, siendo protagonista del inicio del choque.
Sin embargo, la tensión por lo importante del duelo y el dejar hacer del colegiado, elevaron la agresividad del juego a un nivel que desquició a los catalanes. Naranjo dejó de aparecer en acciones ofensivas y el oficio pamplonica devolvió la igualada al marcador.
Un saque rápido de falta cayó en las botas de Miguel de las Cuevas, que centró desde el perfil izquierdo para que David García se anticipara a Suzuki y conectara un gran cabezazo. Con el tanto, las ilusiones del tercer clasificado en liga se fueron evaporando.
Tras el descanso, el Nàstic templó sus ánimos y volvió a adueñarse del encuentro. Cuando la esperanza volvía a las gradas del Nou Estadi, Javier Flaño borró cualquier atisbo de remontada. El lateral puso el balón en la escuadra tras una gran asistencia de Merino de tacón. Precisamente el centrocampista fue el que dio la puntilla a un rival ya rendido, con el tercer tanto. Juan Muñiz maquilló el marcador con la afición ya despoblando las gradas.