Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piqué: "Los últimos años nos convertimos en un equipo muy previsible"

"Somos el único equipo del mundo que puede ganar una liga en las circunstancias que teníamos el año pasado"
El central del FC Barcelona Gerard Piqué ha apuntado que "los últimos dos o tres años" su equipo pecó de "muy previsible" por una forma de jugar que convertía algunos partidos en duelos "de balonmano", por lo que cree que la llegada de Gerardo Martino puede traer variantes para un juego más vertical que no obligue a "entrar hasta la cocina siempre" para anotar.
"Nos convertimos en un equipo muy previsible. Yo juego en el Barça desde los 8 años y nuestro estilo es innegociable, soy de la casa y si cambiara el estilo yo no brillaría tanto. Nos va muy bien así, pero es verdad que en los últimos dos o tres años conocen nuestra forma de jugar y se convierte en un partido de balonmano que se puede hace previsible. Queríamos variantes en ataque, ser mas verticales, robar el balón en tres cuartos y con un pase meter gol. A veces parece que queremos entrar hasta la cocina siempre. Un gol desde fuera del área vale lo mismo", señaló Piqué este martes en rueda de prensa.
En este sentido, el central aseguró que "el 'Tata' quiere hacer cambios" para dotar de más opciones al equipo. "Y los jugadores queremos estos cambios. Tendremos que encontrar el equilibro entre cuando ser verticales y cuando jugar como siempre. Nos está costando, pero llevamos un mes de competición", tranquilizó Piqué, que avisó de que atacar no siempre es la mejor opción.
"Somos un equipo con jugadores muy ofensivos. Ganamos 2-0 ó 3-0 y como club culturalmente lo que nos sale es atacar, cuando todos los equipos lo normal es que se echen atrás e intenten cerrar el partido. No sabemos hacerlo por cómo es el club, o no estamos acostumbrados. Te marcan un gol en una contra para el 2-1 y no sabes si atacar o no. Al día siguiente parece muy fácil, pero en el terreno de juego son situaciones complicadas", reconoció.
Abundando en este análisis, defendió que se encuentra "bien físicamente" para afrontar las exigencias de partidos como el del Sevilla. "A los centrales se nos exige mucho y hay ciertas partes del partido en las que tendremos que correr muchos metros hacia atrás. Me han dado estadísticas del sábado y nunca habíamos corrido tanto los centrales", apuntó.
"EL OBJETIVO ES LA LIGA, LA 'CHAMPIONS' ES UN EXTRA".
Mirando atrás, el barcelonés, para quien "no hay nada que discutir" respecto a los años bajo el mando de Pep Guardiola y Tito Vilanova, defendió a su compañero Xavi Hernández, quien a principios de la presente temporada reconoció que no habían entrenado lo suficiente el curso anterior.
"Cada uno se expresa como cree. No teníamos al entrenador -por la enfermedad de Vilanova- y los jugadores somos personas. Físicamente quizá no te afecta, pero anímicamente sí. Somos el único equipo del mundo que puede ganar una liga en las circunstancias que teníamos. Por una semifinal en la que el equipo llega al límite caen críticas. Este equipo ha dado mucho y la gente quiere ganar siempre, pero a veces no puedes más", se sinceró.
En cuanto a Carles Puyol, que última su vuelta una vez superada su lesión, su compañero en la zaga aseguró que "cada día está mejor y se le ve muy contento", pero avisó de que su recuperación completa "es un proceso que puede durar equis tiempo". "Al capitán se echa de menos siempre. El equipo ha seguido funcionado bien sin él, pero siempre da un salto de calidad", elogió Piqué.
Respecto a la competición europea, el central se refirió a ella como "un extra" porque "el objetivo principal siempre es ganar la liga", competición a la que considera "el termómetro del equipo". Si también se consigue la Liga de Campeones "la temporadas es totalmente brillante", pero el torneo continental "no puede ser el objetivo" porque "se puede perder en un partido".
"Todo el equipo tiene muchas ganas de empezar la 'Champions'. Como siempre intentaremos hacer un gran papel, el Barça siempre lucha para ganarla. Empezar con buen pie es vital, llevamos mucho tiempo pasando la fase de grupos con facilidad y eso no significa que sea fácil. Hay que empezar ganando en casa al Ajax y afrontar los otros cinco partidos con tranquilidad", concluyó Piqué, que pidió "respeto" para la decisión de Johan Cruyff de no pisar el Camp Nou.