Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pochettino: "Es un horario más para dormir, jugar no es aconsejable"

El entrenador del RCD Espanyol, Mauricio Pochettino, ha comentado este martes que jugar a las 23.00 horas "no es aconsejable" ya que es un horario "más para dormir" y descansar que no para la práctica deportiva, aunque ha comentado que jugarán cuando se les diga y, en el inicio de la Liga BBVA en Mallorca, intentarán empezar con buen pie el campeonato.
"Jugar a las 23.00 horas no es aconsejable, va en contra de todo lo que nosotros exponemos. Es un horario más para dormir que para estar mirando fútbol, es para descansar. Pero ahí hay intereses contrapuestos que provocan que se puedan vivir en este tipo de situaciones. Me gustan a las 17.00 y si puede ser un domingo, mejor", manifestó en rueda de prensa.
De todas formas, toque jugar cuanto toque, celebró la sensación "positiva" que ha dejado esta pretemporada, aunque los amistosos no sirvan "en absoluto" de cara a la clasificación. "Estamos al nivel que esperábamos, preparados para la competencia" señaló.
En cuanto a la plantilla, comentó que le gustaría contar "con algunos elementos más". "Esperemos que haya novedades y que podamos ir complementando y dándole un cuerpo más definitivo a la plantilla de esta temporada. Mi deseo es tenerlo todo cerrado lo antes posible", se sinceró.
"Estamos esperando acontecimientos, pero a la vez centrados en la preparación del equipo para empezar la Liga ante el Mallorca. No hay que dejar de focalizar que lo más importante es el sábado. La competición no entiende las situaciones que estamos viviendo", indicó al respecto.
Y es que el punto negativo de esta pretemporada son las lesiones. "Hemos tenido tres lesiones en los pies y es increíble. Han sido diferentes pero parece algo premeditado... Tenemos otra cosa en contra. En definitiva no podemos sentarnos, mirar para atrás y llorar. Debemos fortalecer al grupo y dar la máxima confianza", argumentó.