Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Real Madrid no quiere complicaciones en la visita al Levante

Entrenamiento del Real MadridEFE

El Real Madrid afrontará este sábado (16.00 horas) una siempre complicada visita al Ciutat de València, donde le espera un necesitado Levante ante el que los de Carlo Ancelotti, a una semana del 'clásico', no se pueden dejar puntos para no llegar con urgencias ante el FC Barcelona.

Situado a cuatro puntos del conjunto de Luis Enrique, que en teoría tiene un partido más asequible ante el Eibar, sobre todo por jugar en el Camp Nou, el equipo madridista no puede perder más terreno de cara a acercarse de forma definitiva a los azulgranas en el choque del Santiago Bernabéu.
Sin embargo, la tarea no será sencilla. A lo habitualmente incómodo que suele ser en los últimos años para el Real Madrid el choque ante los 'granotas', este llega después del parón internacional, tras el cual, a los equipos que más sufren el éxodo les cuesta más reengancharse al nivel competitivo, todo lo contrario que los de José Luis Mendilibar, que quieren apelar a su fortaleza como local y que han tenido tiempo para preparar este choque.
Desde el retorno a la élite del Levante, su estadio ha sido un 'campo de minas' para el actual campeón de Europa, que en sus últimas cuatro visitas sólo ha ganado en las dos más recientes, sumando un empate y una derrota, y ambos sin marcar. Además, las dos victorias fueron muy sufridas, con un tanto postrero bajo un campo en malas condiciones de Morata en 2012-2013 y una remontada en los últimos cinco minutos el año pasado para ganar por 2-3.
Ancelotti está advertido de lo que se encontrará, aunque haya recalcado que el equipo está actualmente mejor que en aquella última visita. Además, su homólogo en el banquillo no planteará un partido tan defensivo y buscará tutear con el balón a los visitantes, que fuera de casa suelen tener más problemas, pero que con más espacios podrían imponer su demoledor poderío ofensivo liderado por un Cristiano Ronaldo enrachado y clave también con su selección.
El técnico italiano tendrá bajas importantes para el encuentro. Sergio Ramos, lesionado en el partido ante el Athletic Club, no se ha recuperado a tiempo y el francés Raphael Varane, por culpa de la fiebre, tampoco estará por lo que Nacho tendrá su oportunidad en el centro de la zaga junto a Pepe. Casillas seguirá de portero en un partido especial para su suplente, el costarricense Keylor Navas.
De mediocampo para arriba hay otras incógnitas a resolver. El de Reggiolo tiene a Karim Benzema también con fiebre y no ha viajado, y debe resolver cómo ocupa su hueco, a la espera de ver en qué estado está James Rodríguez, que afrontó un largo viaje con su selección. Isco fue confirmado por el italiano y dependiendo de si el colombiano está, jugará en una posición u otra. Si el 'diez' tampoco está, 'Chicharito' Hernández o Illarramendi podrían tener su oportunidad.
EL LEVANTE BUSCA SU PRIMER GOL Y SU PRIMER TRIUNFO EN CASA
Tampoco se libra de las bajas el Levante, que sigue siendo foco de atención por la investigación de un posible amaño del choque ante el Zaragoza de la última jornada de la temporada 2010-2011. Mendilibar tiene la defensa en cuadro por las bajas de David Navarro y Lukas Vyntra, y aunque recupera a Juanfran, este aún no ha jugado un partido este año.
El de Zaldibar confirmó igualmente que Diego Mariño relevará a Jesús Fernández, canterano del Real Madrid y uno de los sustitutos de Keylor Navas, en la portería, mientras que, como ya hizo ante el FC Barcelona, donde dejó buena imagen hasta que se quedó con diez, apostará por Barral y Casadesús, los dos únicos delanteros de los que dispone.
Con sus argumentos, el equipo valenciano, que suma cinco puntos, tratará de dar la sorpresa, lo que además le serviría para dar la primera gran alegría a su afición que aún no ha visto ni marcar ni ganar a los suyos en casa.